Y también Extremadura

La Razón
La RazónLa Razón

El PSOE pierde finalmente su último bastión. Es una gran noticia para los extremeños que votaron mayoritariamente al candidato popular, José Antonio Monago. Es un vuelco histórico. Extremadura, con Cataluña y Andalucía, son claves para que Rajoy obtenga una holgada mayoría en las próximas generales y pueda poner en marcha los cambios necesarios para que España salga de la crisis económica. Las bases de IU han rechazado la pretensión de Cayo Lara, que quería que los tres diputados autonómicos votaran a favor del PSOE que fue el gran derrotado de las autonómicas. No le irá mal pasar unos años a la oposición, tras estas décadas de gobernar la región como si fuera un cortijo. Ha sido un ejercicio de democracia interna, aunque irrita a los socialistas y a los periodistas de izquierdas. ¿No les gustan tanto las primarias? Ahora tienen un ejemplo con esta expresión de la voluntad de los militantes de IU y no de su cúpula dirigente. Monago tendrá que afrontar un gran reto, porque el PSOE ha gobernado con gran ineficacia.