Exteriores cancela la ayuda al desarrollo a Argentina para 2012

Madrid-Argentina no recibirá ni un euro de España para ayuda al desarrollo en 2012. Cuando se cumple un mes de la expropiación de la filial YPF de la petrolera Repsol, fuentes diplomáticas adelantaron a LA RAZÓN que el Gobierno de Buenos Aires no está en la lista de países receptores. No obstante, las mismas fuentes aseguran que la decisión ya estaba tomada antes del expolio y que no se trata de una medida de castigo. Lo cierto es que las cantidades destinadas a Argentina han caído drásticamente desde 2008. La suma total recibida en los últimos cuatro años fue de cien millones de euros, aunque en 2011 no llegó a superar los cuatro millones.

El Gobierno considera que la renta media de los argentinos ya no los hace susceptibles de recibir dinero de la Agencia Española de Cooperación y Desarrollo (AECID), sobre todo en un año en el que el presupuesto de Exteriores ha sufrido un recorte de casi el 55 por ciento, 594 millones de euros directamente de la caja de la AECID. La salida será «organizada y responsable» y se mantendrán los proyectos a terceros en colaboración con el Ejecutivo argentino y la asistencia en la gestión de sus agencias.

Para los más pobres
El Ministerio que dirige José Manuel García-Margallo pretende concentrar sus esfuerzos en los países andinos, los más pobres de Iberoamérica, que mantendrán las cantidades de años anteriores. «Tampoco México o Brasil serán receptores», añaden las citadas fuentes. Bolivia, cuyo presidente, Evo Morales, ordenó el pasado 1 de mayo la expropiación de la filial de Red Eléctrica Española, seguirá siendo destinatario de fondos.

En total son 25 los países beneficiados frente a los 60 del último Gobierno socialista. Las regiones preferentes serán las naciones más pobres de América Latina, Magreb y el África subsahariana y los proyectos, aunque menores en número, tendrán «más impacto». Otra de las decisiones importantes que ha tomado la Agencia de Cooperación es la de recuperar las contribuciones al Fondo Global del Sida con diez millones de euros, después de que el Gobierno de Rodríguez Zapatero las cancelara.

El secretario general de Cooperación, Gonzalo Robles, viajó a Nueva York en la primera semana de mayo para revisar el estado de las cantidades aportadas a fondos multilaterales de la ONU, como el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD). Robles transmitió un «mensaje de continuidad» de la contribución española a las «grandes agencias» como Unicef o el Fondo de Desarrollo para la Mujer.

Entre 2006 y 2007, el Gobierno socialista sacó pecho y comprometió cifras astronómicas para la cooperación que luego fueron imposibles de mantener. Sólo en 2007, la ex secretaria de Estado de Cooperación, Leire Pajín, adjudicó al PNUD una ayuda plurianual de 527 millones de euros. El objetivo que subyacía a tan titánico esfuerzo, el de alcanzar el ansiado 0,7 por ciento de ayuda al desarrollo, se demostró imposible. En los ocho años de gestión socialista, el porcentaje sólo se elevó cinco centésimas, del 0,24 al 0,29 por ciento. La ayuda al PNUD será este año de 13 millones.