Los Emmy premian el cambio

«Perdidos» partía con 12 nominaciones, tres de ellas interpretativas, y se fue del evento de vacío.

La comedia en televisión tiene reyes nuevos. Se trata de los integrantes de la serie «Modern Family», ganadora de tres Emmy, superando a pro-ducciones de mayor antigüedad, como «30 Rock» y «The Office», pero sobre todo venciendo a una de las grandes favoritas del público: «Glee». Los llamados «Oscar de la TV» quisieron reconocer esta vez el cambio en la ficción, en detrimento de series con varias temporadas a sus espaldas.

 Desde que «Friends» terminara su ciclo en TV, ninguna sitcom había calado con tanta fuerza entre público y crítica como «Modern Family», la serie que en España emiten Neox y Fox y que en EE UU está a punto de estrenar la segunda temporada.Una de sus protagonistas, Sofía Vergara, no paraba de repetir sobre la alfombra roja: «Si ganamos pienso correr desnuda por Sunset Boulevard» y más de un presentador le regaló unas zapatillas de deporte, ya que la serie ganó tres galardones en las categorías de Mejor Actor de Reparto, Mejor Escritor y Mejor Comedia.

Mientras, «Glee» –Neox y Fox– se tuvo que conformar con el Emmy a Mejor Actriz de Reparto y Mejor Director.

La verdad es que el Teatro Nokia fue un hervidero toda la noche, donde estrellas de cine se mezclaban con protagonistas de «realities», y actores consagrados con debutantes en TV. Y es que ésta ha dejado de ser la hermana pequeña del cine para convertirse en la adolescente rebelde, ahora con más poder que sus mayores.

Así, con paso tranquilo y voz baja, Al Pacino subió al escenario para recibir y agradecer el Emmy que le otorgaron en la categoría de Mejor Actor de Miniserie por «You Don't Know Jack», el segundo que recibe. Mientras, Tom Hanks, que recogió el de Mejor Miniserie por producir «The Pacific» –su socio Steven Spielberg no pudo acudir– afirmaba que «hemos invertido 200 millones, y éste es el mejor premio a un riesgo tan grande». Otro clásico, George Clooney, acudió a recoger su premio Bob Hope, un homenaje de la Academia de Televisión al humanitario del año. El actor aprovechó para preguntar por nuevas ideas para mantener la atención hacia los lugares menos privilegiados del planeta. La noche se cerró con el galardón a la Mejor Serie Dramática del año, que fue a parar a «Mad Men», la única que resiste el empuje de las producciones más jóvenes.