El Ballet Nacional vuelve a sus «Clásicos»

Cuándo: hasta el 4 de noviembre, de martes a domingo.Dónde: Teatro de la Zarzuela. Madrid. Cuánto: desde 14 euros. Tel. 91.524.54.10. 

Lola Greco, en «Medea»
Lola Greco, en «Medea»

El Ballet Nacional de España (BNE), con Antonio Najarro al frente, regresa al Teatro de la Zarzuela con un programa de recuperación de repertorio titulado «Clásicos de la Danza Española», cinco viajes a su propio pasado en los que mostrará lo más granado de las coreografías maestras. Para Najarro, el objetivo es que diferentes generaciones del mundo de la danza «transmitan el legado de los grandes coreógrafos», informa Efe. «Son obras de arte de la danza española y como tales llegarán siempre al corazón», añade el coreógrafo. En ese sentido, está tranquilo ante la respuesta del público porque el programa es «una bomba de relojería».

La «Medea» de Granero
El espectáculo comienza con «Paso a Cuatro», coreografía de 1956 de Antonio Ruiz Soler, con música de Antonio Sorozábal, que el BNE ya intentó recuperar con anterioridad. «Es una joya de la escuela bolera y define el estilo de Antonio», desgrana Najarro. Le sigue «Farruca», de Juan Quintero, estrenada por el BNE en Mérida en 1984. «Es una pieza muy pura, sincera y de verdad, muestra la sobriedad del flamenco sin adornos», cuenta el director.

Seguirán en la primera parte «Viva Navarra», de Victoria Eugenia (1978), en la que Carmen Cubillo, artista invitada, bailará esta pieza de folclore estilizado; y «Jota de la Dolores», con música de Tomás Bretón y para la que se ha contado con Pilar Azorín, hija del maestro jotero Pedro Azorín.

La segunda parte estará ocupada íntegramente por la célebre «Medea» de José Granero, que interpretará Lola Greco con música de Manolo Sanlúcar y guión de Miguel Narros. Najarro ha recordado que hace diez años que el BNE no recuperaba esta coreografía «emblemática y que más éxito y público ha traído a la compañía». Lola Greco, como artista invitada junto a Currillo, expresó su alegría: «Hacer "Medea"es lo que sueña toda bailarina».