Contactos sí negociaciones no

Los socialistas vascos han mantenido vivos sus contactos y tomas de temperatura con el mundo de la izquierda abertzale y, por tanto, con el de ETA, desde que Patxi López se alzó con la Secretaría General del PSE-E en 2002.

Blanco asegura que «no hay ninguna reunión» entre PSE y Batasuna
Blanco asegura que «no hay ninguna reunión» entre PSE y Batasuna

Madrid- Los pasillos del Parlamento vasco fueron testigos mudos de esos encuentros iniciales de López con los líderes de la ilegalizada formación política. Desde entonces hasta hoy no han cesado estos encuentros, según confirma a LA RAZÓN un destacado dirigente del socialismo vasco. Otra cosa bien distinta es que en estos momentos los socialistas vascos tengan abierta una negociación con la organización terrorista ETA, diálogo que sí existió durante el frustrado proceso de paz. Pese a mantener estos puentes intactos con Batasuna y con la banda etarra, en algunos instantes puntuales se han visto forzados a desmentir los determinados encuentros. Éste fue el caso de ayer. La ejecutiva de PSE-EE negó «tajantemente» que haya mantenido una reciente reunión con dirigentes de Batasuna.
De esta manera, salió al paso de informaciones aparecidas en la Prensa, referidas a un encuentro del portavoz y del secretario de Organización del PSE, José Antonio Pastor y Alfonso Gil, respectivamente, con los dirigentes de Batasuna Rufi Etxebarria y Jone Goirizelaia. Los socialistas vascos reconocen un encuentro de Pastor y Gil con representantes del Sinn Fein, pero no con ningún representante de Batasuna, informa Ep. En cualquier caso, a Jesús Eguiguren, presidente del PSE, no le parece «tan grave» que se hubiera producido ese encuentro con Etxebarria y Goirizelaia.
«Todos los días hay reuniones, hay contactos, hay cosas, aunque no tienen esa trascendencia que se les quiere atribuir». En declaraciones a ETB, consideró que el ex portavoz de la izquierda abertzale Arnaldo Otegi es un hombre que «quiere la paz» y sería «mejor que estuviera fuera» de la cárcel, «haciendo política». A su juicio, «es un hombre convencido de que la lucha armada ya no tiene sentido, de que hay que actuar en las instituciones, de que hay que hacer la paz en Euskadi», como «la gran mayoría de Batasuna». Por eso «sería mejor que estuviera fuera y haciendo política, pero como se mete en tantos líos y en tantos juicios y tantas cosas...»