Los alumnos de 15 años podrán dejar la ESO para acceder a FP

El cuarto curso de Educación Secundaria Obligatoria (ESO) tendrá tres opciones, dos orientadas al Bachillerato --letras y ciencias-- y otra a la Formación Profesional de grado medio, así como tres nuevas asignaturas: Alimentación, Nutrición y Salud, Ciencias aplicadas a la actividad profesional e Iniciativa emprendedora.

Esta es una de las principales novedades del Real Decreto por el que se modifica la etapa final de la Educación Secundaria Obligatoria, que previsiblemente aprobará este viernes el Consejo de Ministros, que desarrolla la Ley de Economía Sostenible, aprobada el pasado mes de marzo. Este decreto comenzará a aplicarse el curso 2012-2013.

De esta manera, el Ejecutivo quiere profundizar en el carácter orientador del último curso de la etapa obligatoria hacia el Bachillerato o la Formación Profesional con tres opciones, aunque desde el Ministerio de Educación insisten en que sea cual sea la que se curse no condicionará al alumno a la hora de elegir el tipo de estudios postobligatorios, pues el título en ESO será el mismo para todos.

Así, habrá seis materias obligatorias: Educación Etico-cívica, Educación física, Ciencias sociales, Geografía e Historia, Lengua castellana y Literatura --Lengua cooficial si la hubiere--, Matemáticas y una primera Lengua extranjera. Además de estas asignaturas, los alumnos tendrán que elegir tres optativas, de tal forma que en total cursan hasta 10 asignaturas.

Las materias optativas (once) se ordenan en las tres opciones y un grupo de materias comunes. Por tanto, se establece la 'opción 1' (Educación plástica y visual, Latín y Música); 'opción 2' (Biología y Geología, Física y Química y Tecnología); 'Opción 3' (Alimentación, nutrición y salud, Ciencias aplicadas a la actividad profesional y Tecnología). Además, se define el grupo de materias comunes a todas las opciones (Informática, Orientación profesional e iniciativa emprendedora y Segunda lengua extranjera).

Por tanto, el alumno puede elegir las tres materias de una opción concreta, dos materias de una opción y una tercera del grupo de las materias comunes o, incluso, dos materias de una opción y una tercera de otra opción.

En respuesta a las reclamaciones de algunas comunidades autónomas, que alegaban que los centros escolares pequeños, es decir, los que tienen una clase por curso, no podían impartir las once materias optativas, Educación ha determinado que estos centros oferten siete, dos asignaturas por cada opción y una del grupo de materias comunes.

Además, desde el ministerio de Angel Gabilondo aclaran que el nuevo cuarto de la ESO no encarece la oferta, ya que hasta ahora consta de ocho asignaturas, y señalan que tampoco hace falta un profesorado adicional o específico para desarrollarlo.

Evitar la repetición en curso
Otra de las novedades que introduce este real decreto se refiere a los Programas de Cualificación Profesional Inicial (PCPI), pues no se limitan a los alumnos de 16 años que no hayan obtenido el título de graduado en ESO, sino que pueden acceder también los alumnos de 15 años para los que se considere que es la mejor opción para finalizar la etapa obligatoria e intentar que continúen estudiando más allá de la misma, como FP de grado medio.

Según fuentes ministeriales, así se evitaría que repitieran curso, pues les derivarán a este tipo de formación, que además puede estar orientada a un puesto de trabajo concreto. Desde el ministerio argumentan que con esta medida se puede reducir el alto porcentaje de repetidores que hay en España, donde el 15 por ciento del alumnado ha repetido ya dos veces y un 24 por ciento lo ha hecho una vez. Por tanto, se trata de conseguir que antes de que cumplan los 16 años, los alumnos tengan una opción más de formación y no abandonen el sistema educativo.

Este programa se organiza en tres partes: 'módulos profesionales específicos', orientado a la obtención del certificado profesional de nivel 1; 'módulos formativos de carácter general' para poder continuar estudios de grado medio; 'módulos voluntarios' para lograr el título de graduado en ESO. Para el Ministerio de Educación, lo idóneo es que todos los estudiantes superen los tres módulos, pero como mínimo quiere que aprueben los dos primeros para poder acceder a estudios de grado medio.

Cuando la demanda para cursar estudios de FP de grado medio sea superior a la oferta, este decreto establece también unos criterios de entrada. De esta forma, entre el 60 y el 70 por ciento de las plazas están reservadas para los que tengan un título de ESO; entre el 20 y el 30 por ciento, para los que hayan aprobado los módulos obligatorios de los PCPI; y el 10 por ciento restante, para los procedentes de otras vías formativas.

Certificado para los que no titulan en ESO
La tercera novedad que de este real decreto es que todos los alumnos al finalizar la ESO, si no tienen el título de graduado, recibirán un certificado del nivel de adquisición de las competencias básicas o conocimientos alcanzados en esta etapa. Hasta ahora, los que no titulan no cuentan con un aval o un documento que determine las materias o cursos que han superado. Lo más probable es que las comunidades autónomas ya comiencen a realizar estos certificados a partir de junio de 2012.

Así, este certificado tendrá carácter oficial y validez en toda España y podrá permitir la exención de parte de las pruebas para la obtención más adelante del título de graduado en ESO o para el acceso a ciclos formativos de grado medio, en los términos en que determinen las administraciones educativas.

Curso puente para FP

Los estudiantes que finalicen un módulo de Formación Profesional de grado medio y quieran acceder a un ciclo de grado superior ya no tendrán que retroceder en el sistema educativo y matricularse 1 de Bachillerato o hacer una prueba de libre acceso, sino que podrán realizar un curso puente.

Esta es la principal novedad de la reforma de la Formación Profesional que previsiblemente aprobará este viernes el Consejo de Ministros, y que tiene como objetivo establecer una nueva ordenación de las enseñanzas de FP del sistema educativo y ampliar las posibilidades de acceso a los diferentes niveles de estos ciclos a través de una nueva regulación del acceso a los mismos. Este real decreto, que desarrolla la Ley de Economía Sostenible, comenzará a implantarse a partir del curso 2012-2013.

Asimismo, establece la posibilidad de acceder a los ciclos formativos de grado medio a quienes superen los módulos obligatorios de los Programas de Cualificación Profesional Inicial (PCPI), ya que hasta ahora solo podía hacerse esta transición con la obtención del título de graduado en Educación Secundaria Obligatoria.

El Gobierno va a regular, además, el porcentaje de plazas destinadas a los alumnos que proceden distintas vías y quieren optar al grado superior. Así, en el caso de que haya más oferta que demanda establece que entre el 60 y 70 por ciento de las plazas estarán reservadas para los que proceden del Bachillerato; entre el 20 y el 30 por ciento a los que realicen el curso puente; y el 10 por ciento
a los de la prueba de acceso libre.

Desde el Ministerio de Educación, señalan que el objetivo de esta reforma es que no exista ninguna vía cerrada y que los alumnos sepan que siempre van a tener pasarelas horizontales o verticales que les faciliten la continuidad a los estudios o la reincorporación a los mismos cuando lo requieran.

Asimismo, la reforma de la FP incluye la ampliación de la oferta formativa, es decir, que no sólo se reduce a grado medio y superior, sino que incorpora nuevos programas, como los 'módulos profesionales' de Programas de Cualificación Profesional Inicial, cursos de especialización para personas que ya cuentan con un título de FP, o el incremento de la oferta semi-presencial o a distancia. Esta última opción cuenta ahora con ocho títulos, pero Educación pretende ampliarla hasta los 100 antes de que finalice 2011.