Tres familias desahuciadas se instalan en el bloque ocupado por el 15-M en Barcelona

Un total de tres familias desahuciadas de sus viviendas por impago de la hipoteca se han instalado ya en el bloque ocupado anoche por miembros del colectivo del 15-M en la calle Almagro de Barcelona, en el barrio de Verdum.

Los "indignados"han facilitado hasta el momento la entrada de estas tres familias, aunque está previsto que otras ocho lo puedan hacer en las próximas horas, según fuentes de este colectivo, que pretende con esta actuación denunciar la injusticia que supone, según ellos, que Barcelona cuente con pisos vacíos mientras que cada vez más personas pierdan sus viviendas debido a la crisis.

El bloque de viviendas del barrio de Verdum, que fue ocupado por decenas de personas del colectivo 15-M al término de la multitudinaria manifestación de ayer en Barcelona, es un edificio de obra nueva que lleva vacío cinco años y cuenta con suministro de agua y luz.

Las mismas fuentes han apuntado que la propiedad del edificio ha ido pasando de mano en mano en este tiempo y que ahora está a punto de quedar bajo el paraguas de una entidad bancaria.

Félix Medina, una de las personas que se ha instalado en el bloque, ha asegurado, en declaraciones a los periodistas, que ha tomado esta decisión tras quedarse sin empleo y haber perdido el piso de alquiler en el que vivía junto a su familia.

"Vivía en Torre Baró y el banco me echó cuando llevaba unos meses sin poder pagar. Ahora estoy en casa de un amigo con mi mujer y mis hijos. La situación me obliga a estar aquí. Yo estoy dispuesto a pagar algo de alquiler si el banco me pusiera un precio razonable que me permita poder comer, porque cobro una ayuda", ha afirmado.

Un portavoz de la Acampada Nou Barris del movimiento 15-M, Salva Torres, ha denunciado que el distrito de Nou Barris es uno de los más castigados por el paro y los desahucios de viviendas en Cataluña y ha explicado que se ha optado por ocupar el edificio de la calle Almagro porque no cumplía "con su función social", ya que llevaba cinco años vacío.

En barrios de este distrito como Ciutat Meridiana, las entidades bancarias se han quedado con entre el 25 y el 30% de las viviendas de algunas calles, tras haberlas perdido las familias que las ocupaban, en muchos casos, inmigrantes, según ha afirmado.

Torres ha apuntado que, además de dar cobijo a un total de once familias desahuciadas, la Acampada Nou Barris pretende destinar los bajos del bloque a crear una cooperativa de trabajo y un centro social.

El actual propietario del edificio del número 2-4 de la calle Almagro habría presentado ya ante el juzgado de guardia de Barcelona una denuncia por la ocupación, según fuentes municipales.

La existencia de una denuncia por ocupación podría permitir, si lo ordena el juez, la intervención de la policía autonómica para expulsar del bloque a las personas que se hayan instalado allá de manera ilegal.

Unas 40 personas, la gran mayoría miembros del colectivo de "indignados", han dormido ya esta noche en el bloque ocupado y esta tarde tienen previsto celebrar una asamblea para debatir sobre las actividades a llevar a cabo.

Se debe «desalojar» el bloque ocupado
El alcalde de Barcelona, Xavier Trias, ha recordado hoy que la ocupación de una propiedad privada como es el caso del bloque de viviendas del barrio de Verdum de Barcelona es "ilegal"y que, si existe una denuncia, "se debe desalojar"a las personas que se hayan instalado en ella.

Trias ha hecho referencia así a la ocupación iniciada anoche del edificio situado en el número dos de la calle Almagro por parte de tres familias desahuciadas de su vivienda y miembros del movimiento del 15-M, tras participar en la manifestación que recorrió ayer el centro de Barcelona.

Según un comunicado del consistorio, el alcalde ha asegurado, tras visitar una agrupación de sardanas de Roquetes, que "cualquier ocupación de una propiedad privada es ilegal"y que, si hay denuncia por parte del propietario, "se les debe desalojar".

A su juicio, "si detrás de una ocupación hay una situación extrema de unas personas o de una familia, entonces, quien debe actuar es la administración púbica".

"Somos nosotros los que debemos dar respuesta a estos casos extremos". "Así lo hacemos, a través de nuestros servicios sociales y juntamente con las entidades del tercer sector que trabajan en este ámbito", ha agregado.