El PSPV de Valencia puede perder el diputado provincial que anhela Broseta

Los malos resultados obtenidos por los socialistas en la ciudad de Valencia pueden hacer que el grupo municipal de la capital del Turia no cuente con representante en el grupo socialista de la Diputación Provincial en el mandato que ahora empieza.

En la imagen, Salvador Broseta, el pasado sábado durante el pleno de constitución del Ayuntamiento valenciano, junto a Joan Calabuig
En la imagen, Salvador Broseta, el pasado sábado durante el pleno de constitución del Ayuntamiento valenciano, junto a Joan Calabuig

Esta situación sería inédita en democracia ya que el «cap i casal» siempre ha tenido representante en la Corporación provincial en prácticamente todos los grupos que han obtenido presencia. De hecho, el todavía portavoz socialista en la institución, Rafael Rubio, era también edil en la lista con la que el PSPV concurrió a las elecciones de 2007 en el Ayuntamiento de Valencia. Anteriormente a él, Valencia siempre tuvo representación en las personas de José Luis Ábalos, o de Consuelo Orias y Manuel Moret. También ha tenido hasta presidentas, la propia Clementina Ródenas.

Sin embargo, los pésimos resultados obtenidos por los socialistas de la agrupación de Valencia están haciendo pensar muy mucho a la dirección de Blanqueries si otorgan el acta correspondiente al partido de Valencia a los de la capital o si por el contrario promocionan a algún alcalde que haya perdido la vara de mando en esta convocatoria electoral pero que haya obtenido mejores resultados que sus compañeros de Valencia. Los ganadores, como ha sido el caso de Mislata, también tendrán mucho que decir. Por lo pronto, el secretario general del PSPV de Valencia ciudad, Salvador Broseta, corresponsable al cincuenta por ciento de la debacle electoral junto a Joan Calabuig, ya ha solicitado ocupar esa plaza.

Calabuig, por lo visto no ha querido acumular un tercer cargo a los dos que ya ostenta de edil y diputado nacional, acta esta última que parece que no tiene intención de abandonar, como su antecesora, Carmen Alborch, que también trató de compatibilizar el Senado con el Ayuntamiento, lo que le cosechó enormes críticas. La petición de Broseta no ha gustado en el PSPV y el mero hecho de solicitarlo puede animar a otros ediles, alcaldes o ex alcaldes de L'Horta a reclamar este galardón para ellos. Además, en Blanqueríes se considera más factible ir recuperando el poder, poco a poco, en el otrora cinturón rojo de la capital, que obtener un resultado positivo que permita gobernar en la ciudad de Valencia.