Valcárcel firma hoy con los sindicatos el acuerdo sobre la aplicación del ajuste

La Ley de Medidas Extraordinarias para la Sostenibilidad de las Finanzas Públicas no nació de la ambigüedad de un Gobierno que actúa sin base de conocimiento. Tampoco fue el origen de un episodio de esquizofrenía política que encabezó el presidente de la Comunidad, Ramón Luis Valcárcel.

El presidente de la Comunidad, Ramón Luis Valcárcel y el consejero de Educación, Formación y Empleo, Constantino Sotoca (centro), durante la primera reunión con los sindicatos
El presidente de la Comunidad, Ramón Luis Valcárcel y el consejero de Educación, Formación y Empleo, Constantino Sotoca (centro), durante la primera reunión con los sindicatos

La legislación obedeció a una postura responsable que se basó en la cordura de conocer con perfección la crudeza de los tiempos actuales en el terreno económico. El Gobierno central advirtió a su homólogo en la Región de la necesidad de que diseñara en un plazo máximo de una semana una estrategia de recorte de gasto. Ante es situación, Murcia respondió de manera rápida y eficiente con la aprobación de una Ley que levantó mucha polvareda política desde el primer momento auspiciada por las críticas de unos sindicatos que no mantuvieron su postura dócil y servil que sí mostraron ante los recortes de Zapatero. Valcárcel siempre se mostró diligente en el momento de entablar una conversación con las organizaciones sindicales para alcanzar una postura intermedia en la que las dos partes negociadoras cedieran en unos aspectos y salieran beneficiados en otros.

Con el consejero de Educación, Formación y Empleo, Constantino Sotoca, como canalizador de todo el proceso negociador, el miércoles de la semana pasada se alcanzó un preacuerdo con seis de los nueve sindicatos que conformaban la mesa de negociación. Es cierto que no se sumaron a ese punto de acercamiento las dos organizaciones mayoritarias y con más representación, CC.OO y UGT, pero a lo mejor es que su postura no fue la más adecuada para hacer frente con garantías una negociación de tanto empaque. La realidad en estos momentos marca que CSIF, ANPE, SIDI y Satse aprobaron la última propuesta del Gobierno. SAE, por su parte, muestra una actitud menos definida pero lejos en cualquier caso de la confrontación abierta con el Gobierno.

Ese último texto diseñado por el Gobierno regional será refrendado hoy por los representantes de los sindicatos profesionales conformes con el escrito y el presidente del Ejecutivo autonómico, Ramón Luis Valcárcel. La consejera de Presidencia y Administraciones Públicas, María Pedro Reverte, advirtió el pasado viernes que el preacuerdo existente en torno a la Ley será el primero y último que se produzca. En la jornada de hoy el Gobierno y la mayoría sindical sellarán un acuerdo en la aplicación de la legislación que tendrá validez a lo largo del recorrido de la Ley, es decir, el presente año (fue una de las modificaciones incluidas en el proceso negociador con las organizaciones).

No obstante, no se descarta que el presidente Valcárcel anuncie hoy la realización de más medidas para paliar en la mayor medida posible el devastador efecto de la crisis económica en el panorama de los proyectos regionales. El jefe del Ejecutivo regional tiene claro que todo esfuerzo es poco por lograr la llave para que siga el crecimiento, el derecho a poder emitir deuda en el ejercicio 2011.