«Observadores internacionales» para «controlar» el juicio

La Razón
La Razón FOTO: La Razón

Madrid- Representantes de distintas asociaciones para la Recuperación de la Memoria Histórica y de organizaciones de Derechos Humanos, además de la ya conocida Plataforma de Apoyo de Garzón, en la que se encuentran, entre otros, el poeta Luis García Montero y la actriz Pilar Bardem, se darán cita hoy en las inmediaciones del Tribunal Supremo para expresar su ayoyo al juez Baltasar Garzón en la primera sesión del juicio por abrir una causa por las desapariciones de víctimas del franquismo. También acudirá el coordinador general de IU, Cayo Lara, acompañado de otros miembros de su coalición. El instructor del Supremo de esta causa, Luciano Varela, sostuvo en su auto de apertura de juicio oral que Garzón era plenamente consciente de que no tenía competencias para ello, para lo cual «construyó una artificiosa argumentación para justificar su control del procedimiento penal que incoó». Además, según Varela, obvió determinadas «leyes democráticas aprobadas», en referencia a la Ley de Amnistía.

Pero, al margen de todo ello, resulta inusual que a un juicio acudan representantes de asociaciones de derechos internacionales como «observadores internacionales» del desarrollo del proceso.

Así, representantes de la Comisión Internacional de Juristas, de Amnistía Internacional y de Human Rights Watch vigilarán el desarrollo de la vista oral, ya que estiman que la decisión del Tribunal Supremo incidirá sobre otras causas abiertas por delitos de jurisdicción universal, de la que España fue pionera, a través del magistrado que ahora es juzgado. En este sentido, coincidieron en que el proceso afecta a la independencia del Poder Judicial y que se daña la imagen, que desde muchos países se tiene, de la Justicia española, que en pocas ocasiones recibe la petición de observadores para controlar el juicio.

En esta línea, informa Efe, se expresó el representante de Human Right Watch ,el jurista americano Redd Brody, para quien «los abogados y jueces de otros países del mundo tienen los ojos puestos en las represalias a Garzón». Así, afirmó que «es la primera vez que se procesa a un juez por defender los derechos humanos; la primera vez en la UE que un juez es sometido al derecho penal por defender derechos humanos y perseguir crímenes internacionales».


¿DE QUÉ SE LE ACUSA?
- La acusación, ejercida como acción popular de forma conjunta por el colectivo de funcionarios Manos Limpias y la asociación Libertad e Identidad, le imputa un delito de prevaricación –el mismo al que aludía el juez del Supremo Luciano Varela–, por el que pide 20 años inhabilitación, al entender que no era competente para abrir esa causa . El fiscal solicita su absolución.