El paro en el Polígono Sur alcanza el 50% el doble que la media sevillana

El perfil de abandono escolar responde a una mujer, de entre 15 y 17 años, con familia amplia y problemas de droga.

El paro y la falta de formación azotan al Polígono Sur, tradicional entorno deprimido de la ciudad
El paro y la falta de formación azotan al Polígono Sur, tradicional entorno deprimido de la ciudad

SEVILLA- El riesgo de exclusión en el Polígono Sur sigue siendo una realidad sangrante. Las cifras delatan que, pese a los intentos desplegados por el Ayuntamiento y el Comisionado para paliar la tradicional «depresión» de este sector de la ciudad, no logra salir adelante en materia laboral y formativa. La tasa de paro entre sus 33.716 residentes se sitúa en el 50 por ciento, la mitad de la población activa del barrio. Este porcentaje dobla el de la media de desempleo que se da en el resto de la ciudad y que roza el 25 por ciento. Causa y consecuencia directa de la pésima situación laboral es la grave falta de formación que padecen los vecinos. El 60 por ciento de los residentes carecen de estudios y hasta un 14 por ciento son «analfabetos funcionales». El fracaso escolar y el abandono prematuro son otros de los «azotes» del Polígono, según se desprende de un estudio de la Universidad Pablo de Olavide y la asociación Entre Amigos presentado ayer en la Cámara de Comercio. El análisis de las profesoras de la UPO María del Castillo y Concepción Nieto señala que el 12 por ciento de los menores de 15 años dejan los estudios, cifra que se eleva hasta el 44 por ciento en el arco de los 15 a los 17 años. Sin embargo, a mayor permanencia en las aulas, mayores posibilidades de ocuparse laboralmente, especialmente en las escuelas taller. La baja motivación, la falta de estímulos familiares, la carencia de prestigio de la educación en el barrio, la cultura del dinero rápido y la estigmatización del mismo son algunos de los motivos que empujan a los jóvenes a abandonar la formación académica o laboral. El estudio traza un perfil mayoritario de jóvenes que dejan los estudios prematuramente. Suelen ser mujeres, procedentes de las barriadas Martínez Montañés o Murillo, que renunciaron a estudiar entre los 15 y los 17 años, con varias expulsiones previas de los centros, sin trabajo, enraizadas en familias extensas y con problemas de drogadicción en su entorno. Algunos parámetros de este perfil se traducen en las siguientes cifras: el 66 por ciento de personas que abandonan los estudios antes de los 17 años son mujeres, mientras que el 55 por ciento provienen de Las Vegas. El estudio ha analizado a 148 jóvenes del Polígono Sur.