Ávila y Valladolid creen que las centrales sindicales deberían pagar los destrozos

La Razón
La RazónLa Razón

Valladolid- El Ayuntamiento de Ávila, que preside Miguel Ángel García Nieto, ha cifrado en 50.000 euros el coste que tendrán los actos vandálicos que tuvieron lugar en la jornada de la huelga general, el pasado miércoles. Una cantidad que se desglosa en la limpieza del gran número de pintadas, carteles y pintadas registrados en numerosos puntos de la ciudad. «No son de recibo los destrozos ocasionados», argumentaba el portavoz del gobierno municipal, José Francisco Hernández. «No alcanzamos a entender el por qué el derecho de huelga tiene que llevar aparejado el destrozo del mobiliario urbano», argumentó el teniente de alcalde, en declaraciones recogidas por Efe.
En Valladolid, quien hablaba era el alcalde Francisco Javier León de la Riva, quien planteó que las pérdidas económicas de la huelga, se palíen «con recortes en las subvenciones a los sindicatos, que son los que han organizado este desastre económico para el país». A su entender, la huelga ha supuesto un «fracaso estrepitoso» para los sindicatos, porque «no han movilizado nadie y, si se ha conseguido, ha sido gracias a los piquetes de energúmenos que han hecho de todo menos informar». «Hemos podido ver cómo los piquetes, en lugar de informar, se han dedicado a apedrear autobuses que cumplían los servicios mínimos», puso como ejemplo.