El Sinatra de la electrónica

La Jay Jay Johanson cierra el ciclo Días Nórdicos, una «embajada cultural» del Círculo Polar, con su personal estilo de «crooner» que canta sobre un «loop»PARA NO PERDERSEDónde: Matadero Madrid. Paseo de la Chopera.Cuándo: jueves, 25 de octubre. 21:30 horasCuánto: anticipada 15 euros, 18 en taquilla.

El Sinatra de la electrónica
El Sinatra de la electrónica

Termina un festival gourmet en Madrid. Antes de que lleguen los verdaderos fríos polares echa el telón Días Nórdicos con una actuación de uno de los grandes artistas suecos, Jay Jay Johanson, cuya discografía es un buffet libre de vanguardia. Hace 16 años ya desde que publicara «Whiskey», un álbum subido a la ola del trip hop, en pleno auge de Portishead y Massive Attack y demás compañeros de generación y con una forma de cantar particular. Su fórmula –melancolía, experimentación y mezcla de géneros–, le ha convertido en uno de los abanderados del universo musical sueco.

El país de Ikea ha dado brillo a una escena que va más allá de Eurovisión. Más allá de ABBA, los últimos siete ganadores del concurso de la canción han contado con un productor sueco entre ellos, Lordi y Euphoria, la última ganadora. Aunque hay quien sólo conoce a Roxette, hay propuestas desde el heavy y el metal hasta el rock gamberro o la electrónica, con nombres como Backyard Babies, The Hives, Mando Diao, The Sounds, Hellacopters, The Radio Dept... y versos libres como el de Johanson. Para explicar este fenómeno, Maja Ivarsson (The Sounds) suele contar que a todos los niños en Suecia les obligan a aprender a tocar un instrumento musical. Demonios, puede que eso tenga algo que ver. En el caso de Johanson, que toca piano, saxofón y clarinete, hay que añadirle una formación como disc jockey, y por eso hay quien le ha calificado del Frank Sinatra de la electrónica. Y es que un tipo cantando como un «crooner» historias de desamor sobre una base programada suena a la vez clásico y contemporáneo. Con su actuación se pone broche final a un festival que ha reunido propuestas de Suecia, Noruega, Finlandia, Dinamarca e Islandia que no han dejado frío a nadie.