El posible delito fiscal de Urdangarín en manos de la Audiencia de Palma

Debe decidir si se piden a Hacienda los datos tributarios del duque de Palma, que insiste en que están prescritos

El duque de Palma no quiere que el juez pida sus datos a Hacienda
El duque de Palma no quiere que el juez pida sus datos a Hacienda

MADRID- Imputado por los delitos de malversación, fraude a la Administración, prevaricación y falsedad documental, Iñaki Urdangarín parece más preocupado últimamente por que a esa lista no se le sume el delito fiscal. El instructor del «caso Nóos», José Castro, acordó el pasado julio solicitar a Hacienda, a instancias del fiscal Anticorrupción Pedro Horrach, los datos fiscales del conglomerado de empresas del tándem Urdangarín-Diego Torres entre 2003 y 2010, una decisión que el abogado del duque de Palma, Mario Pascual Vives, recurrió sin éxito ante el propio magistrado. Pero lejos de resignarse, Urdangarín volvió a recurrir y ahora será la Audiencia Provincial de Palma de Mallorca la que dirima la controversia sobre la incorporación a la causa del historial fiscal del marido de la Infanta Cristina. Ayer mismo, el juez instructor elevó a dicha Audiencia el recurso de apelación interpuesto por el abogado de Urdangarín contra esa resolución, en el que insiste en que los posibles delitos cometidos entre 2003 y 2005 estarían en todo caso prescritos, por lo que «no es posible ni solicitar ni obtener dato fiscal alguno».
«Si el delito está prescrito no hay ni puede haber responsabilidad penal y, por tanto, su instrucción acerca de los hechos y de las conductas prescritas está prohibida por la propia normal penal», recalca el letrado, quien en su día ya se quejó ante el magistrado de que la petición efectuada a Hacienda suponía«una auténtica pericial» que provocaba indefensión en su cliente, al impedirle «criticar, proponer su contenido, alcance y personas a intervenir en la misma».
El fiscal Horrach solicitó al juez que preguntase a la Agencia Tributaria si es habitual en fundaciones como el Instituto Nóos «ocultar la existencia del ánimo de lucro utilizando para ellos asociaciones o fundaciones de forma fraudulenta» con el objetivo de desviar esos ingresos «a sociedades constituidas por los mismos asociados» y ocultar así sus ingresos reales.
La acusación popular que ejerceManos Limpias ya se ha opuesto a las pretensiones de Urdangarín y en su escrito se pregunta qué tiene que temer el duque de Palma de los datos que pueda facilitar Hacienda si, como mantiene, su actuación al frente de Nóos fue siempre intachable.