Grau afirma que el TS aún no ha dicho si la orden del Gobierno se ajusta a derecho

El vicealcalde pidió a los vecinos que estén tranquilos y aseguró que el Ayuntamiento seguirá con el proyecto establecido.

En marzo de 2010 se ejecutaron derribos
En marzo de 2010 se ejecutaron derribos

VALENCIA- La sentencia del Tribunal Supremo sobre el plan de reforma del barrio del Cabanyal no entra a valorar el fondo de la cuestión y no establece si la orden del Ministerio de Cultura es o no conforme a derecho, según aseguró ayer vicealcalde de Valencia, Alfonso Grau.
De esta manera, explica el Ayuntamiento la decisión del Supremo de ratificar la orden del Ministerio de Cultura que paralizaba el Plan Especial de Protección y Reforma Interior (Pepri) del Cabanyal, por considerar que las actuaciones en este barrio podrían provocar un expolio.
Grau incidió en que esta decisión judicial no cambia absolutamente nada, «seguimos con el Plan de rehabilitación y protección paralizado por una decisión arbitraria y autoritaria del Gobierno central». Recordó que el recurso del Ayuntamiento defendía que la orden del Ministerio no se ajusta a derecho y supone un abuso de poder y una intromisión ilegal en las competencias municipales, cuestiones sobre las que no se pronuncia el Supremo.
El vicealcalde pidió a los vecinos de este barrio que estén «tranquilos y no escuchen a quienes quieren engañarles diciéndoles que el plan de protección y rehabilitación está definitivamente paralizado, porque eso es absolutamente falso». Insistió en que todavía están por dirimirse los recursos interpuestos por el Ayuntamiento en la Audiencia Nacional y en el Tribunal Constitucional contra la legalidad de la orden del Ministerio de Cultura.
Grau hizo alusión a que el PP volvió a lograr, en las elecciones municipales de pasado 22 de mayo, mayoría absoluta en todos los barrios de la ciudad de Valencia, incluido el Cabanyal, con un programa que incluye el Pepri con la prolongación de la avenida Blasco Ibañez. Por tanto, que «nadie dude que vamos a seguir inexorablemente adelante con el plan que conlleva la protección y rehabilitación de El Cabanyal, le pese a quien le pese».
En este sentido, dijo que la determinación de seguir con el Pepri de El Cabanyal es consecuencia del compromiso ineludible que tenemos con los vecinos del barrio y con todos los valencianos en general, avalado por doce sentencias judiciales y «por la decisión democrática de los valencianos».


Consenso y rehabilitación
- El PSPV pidió a la alcaldesa Barberá que aproveche el pronunciamento del Supremo para lograr un «consenso» en el plan del Cabanyal. En la misma línea se pronunció el concejal de EU, Amadeu Sanchís.
- La Plataforma Salvem el Cabanyal afirmó que la sentencia demuestra que los vecinos que se opusieron a los derribos de inmuebles tenían razón. Reclamaron rehabilitación sin destrucción como la solución a un problema creado por un proyecto antiguo y desfasado.