El testigo de la compra de votos acusa a Blanco de intentar sobornarle

Algo que en principio parecía sólo afectar al PSOE de Melilla, podría acabar salpicando a una de las piezas fundamentales del aparato federal del PSOE, el actual ministro de Fomento y vicesecretario general, José Blanco.

El ministro de Fomento, José Blanco, interviene durante un foro
El ministro de Fomento, José Blanco, interviene durante un foro

Nos referimos a la presunta trama que habría tratado de comprar el voto de cientos de parados melillenses en las generales de 2008 a cambio de un puesto de trabajo en los planes de Empleo de la Delegación. Un entramado compuesto por 27 personas, todas ellas imputadas por presunto «delito electoral», entre los que figuran Dionisio Muñoz Pérez, secretario general del PSOE en Melilla y Mustapha Aberchán, presidente de Coalición por Melilla (CpM), como principales líderes y sobre los que recae además la imputación de un posible delito de obstrucción a la justicia. Pues bien, según la declaración del 24 de marzo de 2010 de Nordin Abdel-lah –ex asesor del PSOE de Melilla y principal testigo que se autoinculpó como parte de la trama– recogidas en el informe del Grupo ECO de la Guardia Civil al que ha tenido acceso LA RAZÓN, Blanco se habría reunido en Madrid con Dionisio Muñoz y Mustapha Aberchán, para tratar, entre otras cuestiones, la polémica surgida a raíz de la denuncia presentada por Nordin Abdel-lah.

Un encuentro en el que dichas personas acordaron proponerle «un puesto de trabajo en la Administración sin tener que asistir a la jornada laboral y cobrando de forma mensual, hasta al menos el final de la legislatura» a cambio de no ratificarse en la denuncia. Un ofrecimiento que se llevó a cabo, según el testigo y contrastado posteriormente por los agentes de la unidad, el 10 de marzo en el hotel El Puerto de Melilla. Pero la declaración del testigo no acaba ahí. Nordin Abdel-lah detalló, de forma pormenorizada, cómo se llevaba a cabo «la manipulación en los sobres de las papeletas del voto por correo» –fue solicitado por 5.444 electores, pasando del 5,39% en 2004 y 6,04% en 2007, al 11,42% en 2008–, así como «la unión de listados y votos manipulados con la formación política CpM» y la posterior «elección de personas que iban a ocupar un puesto de trabajo, previas reuniones de los dos líderes políticos Muñoz y Aberchán, con Joaquín Arana, Director Provincial del Servicio Público de Empleo Estatal de Melilla», llegando incluso a concretar «hasta el tanto por ciento de personas que pudieron haber obtenido un puesto de trabajo a cambio de su voto por correo» en los primeros planes de empleo de agosto posteriores a las elecciones generales de 2008.

Por último, también incluyó, «todas las personas que conocía como implicadas, cómo se llevaba a cabo el proceso de captación de personas y la inclusión de personas en las bases o listados» junto a Rabea Aomar, otro de los imputados. Desde que el 30 de octubre de 2009, Nordin Abdel-lah, se autoinculpara por un presunto «delito electoral» recibe amenazas continuadas, constatadas por auto del 27 de enero de 2011 del juez Miguel Ángel García Gutiérrez que investiga la causa, por las cuales recibe protección de la Policía Nacional de Melilla.