El acuerdo entre Zapatero y Urkullu incluye el traspaso de información sobre ETA

«Grandes dosis de prudencia y discreción» han empleado el jefe del Ejecutivo, José Luis Rodríguez Zapatero, y el presidente del PNV, Iñigo Urkullu, en su acuerdo sellado en estos últimos meses para compartir el triunfo del fin de la banda etarra, «porque nunca se sabe con ETA», asegura a este diario un dirigente nacionalista

Iñigo Urkullu, presidente del PNV, se compromete con el presidente del Gobierno a trasladar la información de que disponga de ETA
Iñigo Urkullu, presidente del PNV, se compromete con el presidente del Gobierno a trasladar la información de que disponga de ETA

Precisamente guiados por la máxima cautela han decidido realizar en cada momento una análisis pormenorizado de las circunstancias que se produzcan. Para ello, Zapatero se ha comprometido a trasladarle la información de la que disponga sobre el devenir de la banda. Por su parte, Urkullu hará lo propio.

Con este intercambio de datos, ambos dirigentes políticos pretenden perfilar en común los pasos a dar para conseguir «la pacificación» de Euskadi, aunque «el peso del proceso lógicamente recaiga en el Gobierno», aseguran a LA RAZÓN fuentes nacionalistas. «Se trata, en esta ocasión, de no dejar ningún cabo suelto».

Por eso Zapatero y Urkullu intensificarán sus encuentros. De hecho, el jefe del Ejecutivo emplazó el martes pasado al dirigente peneuvista a una nueva reunión, en la que realizarán una puesta en común del momento procesal en la que se celebre la misma. Aunque no hay fecha prevista en la agenda de ninguno de los dos para este nuevo «cara a cara», fuentes socialistas puntualizan que no se demorará en exceso en el tiempo.

Al traste

A partir de ahora estas reuniones serán discretas para no dar al traste con la «hoja de ruta» a seguir para lograr la meta deseada: «El fin de ETA». De momento, tanto los socialistas como los nacionalistas esperan que la organización etarra anuncie en un tercer comunicado su decisión de entregar de manera definitiva las armas.

Fuentes del socialismo vasco fechan este nuevo comunicado en los primeros meses del próximo ejercicio. «Con esta percha sería más fácil que Batasuna» concurriera a las elecciones municipales y forales de mayo de 2011. Además, este será el paso que Zapatero y Urkullu están esperando para poder seguir con su «hoja de ruta», que pasa, «inevitablemente», por el acercamiento progresivo de la población reclusa etarra a las cárceles vascas.

Hasta las generales
Llegado este momento, y si se cumplen los mejores vaticinios de los socialistas y los nacionalistas en relación a ETA, Batasuna se disputará en Navarra el espacio electoral con Nafarroa Bai, coalición integrada por Aralar, Batzarre, EA y PNV. Sin duda, este hecho complicará el panorama electoral de esa comunidad autónoma.

Fuentes socialistas dan por hecho que la izquierda abertzale hará todo lo posible para participar en las elecciones generales de 2012, si acude a la cita con las urnas en mayo pasado. De cumplirse este escenario, los batasunos intentarán acudir también a las autonómicas vascas de 2013. «Lo único que podría evitar su presencia sería que el lendakari Patxi López decidiera adelantar los comicios», algo que no descartan fuentes del PSE.