Baloncesto

España aumenta su caché

En el último amistoso, la primera derrota. No fue una derrota cualquiera. Ante Estados Unidos, por un punto y con el último ataque para ganar el partido. Una anécdota que revela la dimensión de ambas selecciones ante el torneo que se avecina.

85-86. España se ahogó en su propia ansiedad
85-86. España se ahogó en su propia ansiedad

En menos de una semana arranca el Mundial de Turquía y si alguno de los dos equipos no alcanza el oro será una sorpresa mayúscula. Están muy por delante del resto.
 

Por si el grupo de Scariolo no hubiera acumulado el crédito suficiente, la selección demostró que es capaz de todo incluso en un amistoso. Remontó 14 puntos de desventaja, se puso por delante en el último minuto y perdió porque la última jugada fue un caos. Quizá Scariolo quisiera guardar más cartas de las que ya escondió durante los 40 minutos. Era un ensayo, pero hubo momentos en los que el partido apestaba a oficial.

Y es que los estadounidenses parecen haberse tomado en serio la preparación para el asalto al trono mundialista. Llevan 16 años sin ganar el torneo y la «USA Basketball», su Federación, ha decidido que ya es hora. Son un colectivo atípico, pero vistos los antecedentes, lo de empezar a parecerse a un equipo ya tiene bastante mérito. Juegan sin pívot, el único de verdad que tienen, Chandler, apenas pisó la cancha un cuarto. Pero como son tan atléticos y tienen tanta calidad les sobra para liquidar a cualquiera. Además tienen a un superclase, Kevin Durant. El máximo anotador de la temporada pasada es un fuera de serie. Otros, que se han negado a ir a la selección, como LeBron, tienen más fama y salen más en los papeles, pero Durant resultó decisivo en ambos lados de la cancha. Cuando su equipo naufragaba se encargó de desatascarlo y en el último ataque colocó un par de tapones en los intentos triples de Ricky y Rudy.

El base fue el elemento dinamizador de un equipo que con Calderón no juega tan fluido como debería. España apareció apagada. Tardó 4:30 en anotar su primera canasta (0-8) y ese lastre lo acusó durante todo el partido.

Estados Unidos fue más ordenado de lo que se preveía. No son simplemente un conjunto de individualidades, su pecado habitual. Hay un patrón de juego relativamente coherente. No hace cada uno la guerra por su cuenta y como tienen calidad para exportar aguantaron todas las acometidas del rival.

En el tercer cuarto, España apretó. Marc demostró que, con permiso de Ricky y Navarro, es el jugador que más daño puede hacerles. Su inteligencia y su presencia interior le convierten en devastador (53-55, min 25). Para contrarrestarle, los yanquis sólo pudieron recurrir a Durant. Mide 2,05, tiene una envergadura de 2,27, pero anota como si fuera un escolta. Nadie en el baloncesto mundial tiene unidas sus cualidades físicas y su muñeca. Sólo él tiró de su equipo cuando se llevaron el primer susto.

El segundo, más gordo, fue en el último cuarto. Con Ricky de nuevo al mando de las operaciones, a los estadounidenses se les empezó a hacer el partido cuesta arriba. Navarro comenzó su recital y la selección llegó al tramo decisivo con opciones de ganar (80-80, min 38). La facilidad con la que Navarro afronta los finales de partido es desquiciante para el rival. Él se encargó de poner por delante a España (82-80 y 85-84). La respuesta de los estadounidenses estuvo a la altura de las exigencias. Derrick Rose, con un par de acciones suicidas, evitó que se agravase la situación, pero dejó a España con la última posesión para ganar el partido. Toda la claridad de ideas mostradas en el último cuarto se esfumó en los 16 segundos finales. Ricky se equivocó con un intento triple desde la esquina que fue taponado. Rudy se encontró con el mismo regalo de Durant.

España perdió, pero mostró a los estadounidenses quién es el enemigo número uno para el Mundial que empieza el próximo fin de semana en Turquía. El vigente campeón cedió ante el aspirante, pero sólo era un amistoso de preparación. Las caras de más de uno al final del partido revelaban que esperan volver a verse el segundo fin de semana de septiembre. Si ninguno falla será en semifinales.


El Mundial peligra para Calderón
En el minuto 33, José Manuel Calderón sintió un pinchazo. Paró, pidió el cambio y se fue con los doctores a toda prisa hacia el vestuario. No es la primera vez que molestias musculares alteran su carrera. Scariolo se confesó «muy preocupado». Unas pruebas darán a conocer el verdadero alcance de la lesión, pero a seis días para el arranque del campeonato, una de las grandes apuestas del seleccionador peligra.


Ficha técnica:
85 - España (16+17+25+27): Rudy Fernández (5), Navarro (20), Calderón (0), Marc Gasol (17) y Garbajosa (4) -equipo inicial- San Emeterio (0), Rubio (7), Reyes (16), Vázquez (8), Mumbrú (3), Claver (1) y Llull (4)
86 - Estados Unidos (23+22+24+17): Billups (10), Igoudala (4), Durant (25), Rose (13) y Odom (12) -equipo inicial-, Gay (4), Gordon (0), Westbrook (8), Chandler (3) y Curry (7).
Árbitros: Arteaga, Groble y Bultó. Sin eliminados.
Incidencias: Tercer partido del torneo de Madrid disputado en la Caja Mágica ante unos 15.000 espectadores. Kevint Durant fue designado mejor jugador del partido.