Asia

Al Asad dice que no siente «ninguna inquietud» ante las protestas en Siria

El presidente de Siria, Bachar al Asad, dijo hoy que "no siente ninguna inquietud"ante las protestas en Siria, y de la misma forma se mostró convencido de que su país no sufrirá un ataque desde el exterior por sus posibles repercusiones regionales.

En una entrevista con la televisión pública de su país, Al Asad anunció que, en función de los plazos para llevar adelante las reformas jurídicas anunciadas por él, las elecciones legislativas se organizarán en Siria en febrero de 2012.


Elecciones legislativas en febrero
El presidente sirio, Bashar al Assad, ha afirmado que espera se puedan celebrar elecciones legislativas para el próximo mes de febrero en el marco de un proceso de reformas políticas que incluirá la modificación de la Constitución.

"La fecha prevista para las elecciones parlamentarias es febrero del año que viene", ha afirmado en una entrevista televisada por la televisión pública siria.

Al Assad ha explicado que las reformas ya iniciadas permitirán a cualquier persona formar un partido político. "En los próximos días vamos a que publicar la ley de partidos políticos, que será revisada por un comité", ha señalado.

El siguiente objetivo será la modificación de la Constitución para la introducción de reformas. Al Assad ha indicado que los trabajos comenzarán una vez que concluya el Ramadán, mes santo musulmán, y que deberán durar tres meses. "En la próxima fase vamos a discutir algunos puntos de Constitución, es indispensable escuchar propuestas opositoras", declarado.

En cuanto a la violencia, Al Assad ha advertido de que las autoridades responderán con firmeza. "Cada persona que haya cometido hecho un crimen será castigada, no vamos a dejar que nadie quede sin pagar su culpa", ha afirmado.

El mandatario sirio ha aprovechado además para arremeter contra las potencias occidentales, a las que ha acusado de intentar hacerse con el control del país. "La ubicación geográfica de Siria es apetecible para los occidentales. Desde la caída de Sadam Husein el siguiente objetivo de los americanos es Siria (...). Los occidentales quieren que el país sea retrógrado, que vuelva al pasado", ha asegurado.

"Queremos nuestra soberanía, no la abandonaremos. La independencia
y la soberanía de Siria son intocables", ha proclamado, al tiempo que ha respondido a las acusaciones sobre violaciones de los Derechos Humanos. "Estos países que hablan de Derechos Humanos no asumen su responsabilidad por lo que ocurre en Afganistán, Irak, Libia o Palestina", ha argumentado.