Los rumores disparan el riesgo país

Los CDS de España crecen hasta los 248 puntos básicos en una nueva jornada de castigo en el mercado de deuda.

PULSE EN «DOCUMENTO» PARA DESPLEGAR EL GRÁFICO
PULSE EN «DOCUMENTO» PARA DESPLEGAR EL GRÁFICO

MADRID- El mercado sigue desconfiando de España y los rumores sobre un hipotético rescate del país, que ahora también nacen desde dentro de nuestras fronteras, volvió a disparar la prima de riesgo. El interés del bono español a diez años tocó su máximo nivel desde enero de 2009 en el mercado secundario y superó el 4,88% el día en el que el Gobierno aprobó su reforma laboral.El incremento del bono español coincidió con un nuevo descenso, aunque ligero, en la rentabilidad del «bund» alemán, de referencia en Europa, que bajó hasta el 2,671%. Esta circunstancia aumentó el diferencial entre ambas deudas –el dato más utilizado para medir el riesgo de impago de una economía– hasta los 221 puntos básicos (un 2,21%).El parqué también castigó los seguros sobre riesgo de impago («credit default swaps», CDS) de España, que se situaron en 248 puntos básicos. Esto significa que España tendría que destinar 248.000 dólares anuales para asegurar cada diez millones de euros de deuda de una emisión.El retorno del caos al mercado de deuda vino justificado por el aluvión de rumores sobre el posible rescate de España por parte de la UE, un extremo que tanto el Gobierno como el Ejecutivo comunitario desmintieron de forma rotunda. Bruselas tachó de «basura» las informaciones sobre la posibilidad de que Madrid vaya a pedir la activación de esta ayuda y reiteró que respalda el plan de ajuste puesto en marcha por el Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero. Además, el Ejecutivo comunitario cree que no es necesario analiza otra vez la situación del país en la cumbre de hoy, a la que asistirá el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero.La vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, señaló ayer que los rumores que apuntan a que se está preparando un rescate para la economía española por parte de la CE y el Fondo Monetario Internacional (FMI) son «rotundamente falsos» y no benefician «a nadie, salvo a los especuladores».