Ussía: la hora de la Justicia

Parecía que este día no iba a llegar nunca, pero el «caso Ussía» está cada vez más cerca de quedar visto para sentencia. Tras más de dos años desde la muerte del joven Álvaro de 18 años, los tres imputados serán juzgados a partir de mañana.

Homenaje a Alvaro Ussía celebrado a los pocos días de su muerte
Homenaje a Alvaro Ussía celebrado a los pocos días de su muerte

La Audiencia hizo pública la fecha en noviembre del año pasado confirmando que el juicio se celebrará en doce sesiones hasta el 18 de marzo. El juicio, presidido por un jurado popular, esclarecerá finalmente las causas de la muerte de Ussía. El informe forense realizado a instancias de la jueza reveló que murió por aplastamiento del corazón, probablemente provocado por el fuerte golpe que recibió del principal acusado, Antonio Sánchez. Desde el día de su muerte, «Toño» ha estado en prisión provisional en Soto del Real. Por ello, será el único de los imputados que llegará al juicio en situación de preso preventivo.

La Fiscalía, la acusación particular y popular, ejercida ésta última por la Asociación Sandra Palo para la Defensa de las Libertades, piden para Antonio Sánchez 15 años de cárcel por homicidio, con la agravante de abuso de autoridad. Para David Sancio y David Alonso las acusaciones solicitan 13 años de prisión para cada uno por un delito de homicidio en concepto de cooperadores necesarios en la muerte del joven con la agravante de autoridad. El fiscal mantiene que el principal acusado, ayudado por los otros dos porteros, y valiéndose de una zancadilla, tiró a Álvaro al suelo boca arriba, para, a continuación, de forma intencionada y siendo consciente de que ello podría provocarle la muerte, se arrojó fuertemente sobre él, tirándose de rodillas sobre su pecho y manteniéndose en esa posición, provocándole una rotura traumática del corazón. Tras esta agresión injustificada, Álvaro quedó inconsciente y sus amigos avisaron al Samur, por los que fue asistido sin mucha fortuna. El joven sufrió varias paradas cardiorrespiratorias y fue trasladado al Hospital Clínico de San Carlos, donde horas después falleció. Todo el suceso fue consecuencia de un altercado que tuvo lugar en el interior del local y por lo que Álvaro fue expulsado. El trágico suceso desembocó en una polémica nacional que llevó a la Comunidad a clausurar El Balcón de Rosales. La madre y los dos hermanos de Álvaro no tienen previsto acudir al juicio, pero lo que sí está claro es que toda la familia desea que «se haga justicia» en la vista oral y que los responsables de la muerte de Álvaro cumplan su pena.


Un cambio en el mundo de la noche
Tres días después del suceso, Esperanza Aguirre anunció la aprobación de una regulación que impidiera que «personas sin formación profesional ni garantía psicológica» estén en lugares de ocio como porteros o vigilantes. El decreto por el que se regula la actividad de control de acceso a espectáculos públicos y actividades recreativas fue aprobado el 29 de diciembre del 2008 y, desde entonces, los aspirantes a portero tienen que pasar un examen para obtener su certificación oficial y poder desempeñar ese trabajo. La próxima convocatoria se celebra en mayo.