«Murió con cara de señor dormido»

El maestro del cine español murió «tranquilo, mientras dormía», según explicó su hijo José Luis, uno de los primeros en llegar ayer a la capilla ardiente instalada en la Academia de Cine.

La noche anterior, Berlanga «cenó tortilla de patatas» y a la mañana siguiente «tenía cara de señor dormido». Cuatro candelabros, una veintena de coronas de flores y una proyección de imágenes de su vida despedían al director. También se acercaron a dar su adiós Mariano Ozores, Icíar Bollaín, Andrés Pajares, Fernando Chinarro, Álvaro de Luna, Rosa María Sardá, Pablo Carbonell, Massiel, José Sacristán y Miguel Ríos, entre muchos otros compañeros de profesión. Además, los Reyes y los Príncipes expresaron su pésame a la familia con dos telegramas.