Luis Medina evitó a Alejandra de Rojas por Jesús Mariñas

Alejandra de Rojas es la ex novia del hijo menor de Nati
Alejandra de Rojas es la ex novia del hijo menor de Nati

El bodón da para mucho. No abundan mezclas tan buenas como la conseguida por Laura Vecino y Rafael Medina. Lástima que la novia descuidara dejar el blanco ramo casamentero sobre la tumba del anterior Duque de Feria. Nada le hubiese costado hacerlo. Son gestos y detalles que marcan. Como el cuidado extremo en no romper la exclusiva multimillonaria.

Ramiro Jofre, con un chaqué al que le pisaba los faldones –ocurre cuando se alquila–, andaba ojo avizor con los portátiles para que no fueran usados de cámaras. Hasta la contrayente receló de mí – sin duda, los nervios– al verme cámara en mano para realizar una instantánea del hermano de Nati y su familia. La esposa de Domingo, que nació tras las mellizas, me lo pidió:
- ¿No te importa?
-Al contrario, encantado-, respondí, momento en el que Laura pasaba a saludar a una mesa. Vio y fue la que disparó.
-¡Anda! Ya has sacado la camarita...-, espetó como reproche, pero con la mejor de sus sonrisas.
-Te equivocas: he venido sin ella y hago esto a petición de tu nueva tía, pregúntaselo...
-Sí, sí-, me apoyó el tío Domingo mientras otros aireaban sus portátiles, no sé con qué intención.

El atardecer acentuaba la imagen de Nati sobre los arcos del patio. Buena perspectiva, casi mejor que la plasmada en fotos. Había que ver, y que admirar, cómo Javier Osborne arengaba a sus cinco fotógrafos componiendo momentos. O el trasiego de macetones con cipreses. Los llevaban de un extremo a otro como improvisados biombos contra los rayos de luz. Algunos estaban en lo que tildaron como «tendido de sol» y se achicharraban, caso de Magdalena y Pablo Núñez.

A esa hora, las que optaron por la pamela, no sabían qué hacer con ella. No se veían las caras y todas sus portadoras realizaban equilibrios para reconocerse. Pitita Ridruejo no dejó de subrayar lo inadecuadas que eran pues también impedían besuqueos. Y una confesión: «Llevo siete años sin tocar una raqueta, sólo me dedico a mi niña», me dijo una adelgazada Arantxa Sánchez-Vicario. Ha perdido ocho kilos. Mientras, Carmen Posadas contó maravillas del reciente Premio Planeta, fue jurado. En el capítulo de reencuentros, se esperaba algo de tensión entre Luis Medina y Alejandra de Rojas, pero ni se miraron. Como Martín Berrocal, que pasó de su ex, Israel Bayón, quien fue acompañado de Cristina Sáiz, hija del ex Pekenike apodado «El púas».