Teatro

Arrabal en el desierto

En su camino a Tar, Fando y Lis hacen una parada en el Círculo de Bellas Artes. Quién sabe, quizá se maten entre ellos, quizá lleguen a la ciudad que los arrastra por el desierto, ella tan desvalida, sin que sus piernas le respondan, él tan cruel, tan opresor, metáfora en su día de la España de la dictadura.

082nac13fot3
082nac13fot3

La nueva propuesta de la compañía Teatro de Cerca llega a Madrid con el aval de su autor, Fernando Arrabal, que estuvo en Madrid para presentarla. «Es un espectáculo deslumbrante que ya vi en Barcelona, un"Fando y Lis"histórico, único», hiperbolizó el dramaturgo en una de sus habituales puestas en escena en las que no faltó un bofetón a una simbólica pareja de guardias civiles. Arrabal habló, como es costumbre, poco de la obra, pero dejó alguna frase para llenar titulares: «Interrumpo la cotidianeidad con mi propia ciscunstancia. Soy una instalación de la circunstancia». Algo menos críptico, el director de la compañía, Julio Culebras, explicó: «Se trata de un montaje cargado de fuertes dosis de crueldad, de violencia, pero también de amor. Nuestra intención es conseguir tornar toda esa violencia en ternura». Y aclaró que su versión tiene poco que ver con la más famosa, en celuloide, que firmó Alejandro Jodorwsky: «Es una película de culto, pero nuestro imaginario no tiene nada que ver con el del chileno. Nos basamos más en el texto. Nuestro punto de vista es más visceral y carnal. El filme hace unos viajes oníricos de los que esta obra prescinde para basarnos en los personajes». Jorge Yamam Serrano y Laura Barba dan vida a la alegórica pareja que vaga por el desierto necesitándose y maltratándose, atados, encaramados uno a otro, en un viaje de poesía y sueño. Junto a ellos, Pau de Nut, Juan Molano y Carmen Flores, la música original de Víctor Nubla.