Toffe ganador de la semana

Toffe es un gato persa que hace a diario las delicias de su familia. Para Fátima, su dueña, es la mejor compañía que cualquiera pueda tener. «Es súper cariñoso y mimoso, y muchas veces maúlla para que nos demos cuenta de que está ahí y le demos mimos», asegura. Aunque le encanta dormir, siempre que está despierto aprovecha para divertirse. «Su juego favorito es el escondite, se oculta detrás de las cortinas y a veces incluso aprovecha una bolsa de plástico para meter su cabecita, pero sabemos que está ahí por que sin darse cuenta deja el resto del cuerpo fuera y mueve el rabo sin parar». A pesar de los buenos momentos que Toffe y su dueña pasan jugando, una vez les dio un buen susto a todos: «Cuando era pequeño hubo un día que al llegar de trabajar no sabía dónde estaba. Mi marido y yo creíamos que se había caído por la ventana.

Sin embargo, estaba escondido en un jarrón que teníamos con flores blancas y marrones pero, al ser tan pequeño, cuando buscamos lo confundimos con una rama». Otro de sus entretenimientos es intentar atrapar gotas de agua. «Le encanta coger las gotas de agua que salen del grifo de la cocina. Cuando viene, le abrimos el grifo y pasa las horas muertas intentando atraparlas con sus patitas», asegura Fátima. Como buen gato que es, odia los baños y huye de los gatos callejeros. «No le gusta que se le acerquen este tipo de gatos; para eso es todo un señor». Muchos perros creen que se trata de uno de los suyos. «Los perros de su estatura le confunden y creen que es uno de ellos». Toffe no tiene problemas para encontrar un lugar para descansar. «Es un dormilón. Duerme cada día en un sitio diferente: en mi cama, en los armarios o en una caja de zapatos», explica.