Exequias de jefe de Estado

Kirchner será hoy trasladado a su ciudad natal, Río Gallegos, para ser enterrado en el panteón familiar.

Simpatizantes del los Kirchner expresan su apoyo a la presidenta en la Plaza de Mayo de Buenos Aires
Simpatizantes del los Kirchner expresan su apoyo a la presidenta en la Plaza de Mayo de Buenos Aires

MADRID- La ministra de Asuntos Exteriores, Trinidad Jiménez, y el embajador extraordinario para los Bicentenarios de las Repúblicas Iberoamericanas, Felipe González, viajaron ayer a Buenos Aires para acudir en nombre de España a las exequias del ex presidente argentino Néstor Kirchner.
Según informaron a Efe fuentes diplomáticas, Jiménez y el ex presidente del Gobierno acudirán al velatorio de Kirchner en Buenos Aires, donde la jefa de la diplomacia española mantendrá su primer encuentro con el ministro argentino de Asuntos Exteriores, Héctor Timerman.
El Rey, el Príncipe de Asturias y el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, enviaron el miércoles telegramas a la presidenta argentina, Cristina Fernández, para expresar su «profundo» pesar por el fallecimiento de Néstor Kirchner.
También viajará desde España para asistir a estas exequias el secretario general iberoamericano, Enrique V. Iglesias.
Los restos del que fue presidente argentino entre 2003 y 2007 fueron trasladados la pasada madrugada en avión a Buenos Aires desde la villa de El Calafate, al sur del país, donde falleció el miércoles debido a un paro cardíaco.
Está previsto que el féretro de Kirchner sea trasladado hoy al cementerio de su ciudad natal, Río Gallegos, capital de la provincia sureña de Santa Cruz, para recibir sepultura en el panteón familiar, posiblemente mañana.

Despedida iberoamericana
Al velatorio de Kirchner asistieron ayer los presidentes de Bolivia, Evo Morales; Ecuador, Rafael Correa, Uruguay, José Mujica, y Venezuela, Hugo Chávez. Asimismo se esperaba en las próximas horas la llegada de los presidentes de Chile, Sebastián Piñera; Colombia, Juan Manuel Santos; Brasil, Luiz Inacio Lula da Silva, y Paraguay, Fernando Lugo, entre otros.
En sus primeras palabras en territorio argentino, el venezolano Hugo Chávez destacó que antes de la llegada del líder peronista «era de noche», pero con él «se hizo de día». Chávez se declaró «acongojado» y «con una pena en el alma» porque ha muerto uno de sus mayores «amigos» y «aliados». El mandatario venezolano quiso unirse «al dolor del pueblo argentino» y al de su presidenta, Cristina Fernández.


Chávez destacó de Kirchner su «pasión» y recordó ante la Prensa algunas anécdotas junto a un líder iberoamericano que calificó de «justo». «Ha muerto uno de los valientes», agregó, para después señalar que «llorarlo sería poco». «Sigamos su ejemplo, que viva Argentina y que viva Kirchner siempre», apostilló.


Por su parte, antes de viajar de viajar a Argentina, el presidente brasileño, Lula da Silva, dijo en un acto en el aeropuerto de Río que Kirchner fue un «compañero» por el que siente un «profundo respeto» porque «consiguió sacar a Argentina del agujero en el que estaba».
Para acudir al velatorio, Lula canceló ayer su participación en un mitin que iba a realizar anoche en la ciudad de Recife (Pernambuco) para pedir el voto por Dilma Rousseff en las elecciones presidenciales del domingo.


Para el presidente colombiano, José Manuel Santos, la muerte de Kirchner «es un hecho que lamentamos profundamente, no sólo en el plano personal sino como Gobierno y como país». Santos indicó que su viaje a Buenos Aires es «para rendir honores» a Kirchner y «decirle a su esposa y al pueblo argentino que lo lamentamos muchísimo».