Un prensalatas solar e inteligente

Además de compactar los botes de aluminio, el aparato Tin Press separa el líquido y retira los posibles objetos que se introduzcan en su interior indebídamente 

Un prensalatas solar e inteligente
Un prensalatas solar e inteligente

De aspecto similar al de una máquina expendedora, Tin Press prensa las latas de aluminio vacías para su posterior transporte y reciclado.
Este aparato cilíndrico, ideado por la compañía Enerpal y construido por el centro tecnológico Cartif en Valladolid, se ha diseñado para «funcionar de forma autónoma con la energía captada del sol mediante la instalación de un panel fotovoltaico de unos 100 vatios y un sistema de almacenamiento mediante baterías», explica José Carlos de Prado, director técnico de Enerpal, empresa especializa en energías renovables. Ahora bien, en caso de que la máquina vaya a ser instalada en una zona donde no entre luz, como en un gimnasio o en un edificio, «también se puede conectar directamente a la red de distribución de energía eléctrica», añade.

Anti-intrusos
Es muy fácil de utilizar. Sólo hay que tirar del cajón, introducir el envase y empujar el cajón hasta el fondo para cerrarlo. La máquina, de 1,80 centímetros de altura y 60 centímetros de diámetro, hace el resto.
La diferencia frente a otras máquinas prensadoras no acaba en que sea solar. Puesto que no sólo compacta las latas, sino que «gracias a los sensores que tiene detecta si lo que se ha introducido no es una lata o si ésta está llena. De modo que, si lo que se mete es una piedra la máquina nota que tiene que hacer una fuerza superior para prensar y mandaría la piedra a un depósito aparte. Si se metiera una lata llena, el dispositivo corta la lata y lleva el líquido a otro departamento», precisa el director técnico.
El prototipo de la máquina está instalado en la cafetería del parque tecnológico de Boecillo, en Valladolid, hace unos tres meses. El siguiente paso, una vez que consigan obtener la patente, algo que esperan conseguir en breve puesto que llevan un año y medio de tramitación, será su comercialización. Y parece que va a tener bastante éxito, ya que gracias a ella se pueden recuperar de una sola vez 2.600 latas o lo que es lo mismo unos 50 kilos de aluminio, que saldría a entre 0,6 o 0,7 euros por kilogramo de aluminio reciclado en el mercado. Además, al producir aluminio a través de la chatarra, se ahorraría un 95 por ciento de la energía que se necesitaría en su producción a partir de la bauxita, el mineral primario.

Transporte eficiente
Pero no es su único invento. La compañía ha desarrollado también un sistema de gestión de recogida de latas y mantenimiento del aparato. Cada Tin Press envía, mediante un sms, información sobre el nivel de depósito de recogida y posibles averías. Este aviso se recibe en un despacho de control en el que la aplicación informática desarrollada gestiona las rutas óptimas de recogida y mantenimiento, con lo que el transporte se hace más eficiente.