Elton John actuará en Marruecos tras derrotar a los islamistas

Los ritmos del mundo invadirán desde hoy Rabat con motivo del festival Mawazine, el más grande de Marruecos, cuyo centro de atención este año lo acapara el cantante británico Elton John, después de que los islamistas trataran de vetar su concierto.

El Partido de la Justicia y el Desarrollo (PJD) solicitó ante el Parlamento hace dos semanas que su actuación se cancelara por considerar que su presencia en el país puede "fomentar la homosexualidad", una petición a la que ni el Gobierno ni la organización del festival accedieron.Recientemente, al cantante británico le fue prohibido actuar en Egipto por petición de la Unión de Músicos de este país, debido a declaraciones hechas a una revista en las que el artista hablaba abiertamente de su homosexualidad y consideraba a Jesucristo "un gay muy inteligente y compasivo".En Marruecos, la homosexualidad está penada, pudiendo costar hasta tres años de cárcel, pero el Mawazine ha decidido acoger pese a ello al autor de "My song"y de "Candle in the wind"."El festival representa valores como la tolerancia y el respeto a los demás, así que de ninguna manera vamos a renunciar a un artista precisamente por su diferencia", aseguró a Efe el director artístico del Mawazine, Aziz Daki, que añadió que su misión no es "juzgar la moral, sino las artes y la cultura, que son portadoras de mensajes".Por todo esto, Daki aseguró que "la organización del festival da calurosamente la bienvenida"al cantante, que no tiene pensado conceder entrevistas ni ruedas de prensa durante su estancia en el reino alauí.Junto al británico, hasta el próximo 29 de mayo pasarán por los ocho escenarios preparados en la capital marroquí cerca de un centenar de artistas de cincuenta países, con estrellas internacionales como Julio Iglesias, Sting, Carlos Santana o Mika y una especial representación de músicos árabes y africanos.En su novena edición, este festival patrocinado por el rey Mohamed VI contará también con desfiles y actuaciones callejeras como la del Carnaval Barranquilla, llegado desde Colombia, así como con talleres, como el que impartirá el brasileño Carlinhos Brown para iniciar a los niños rabatíes en los secretos de la percusión.Para Daki, son precisamente esas propuestas callejeras, que se han multiplicado por dos este año, las que "marcan la esencia del festival", ya que sus organizadores no esperan "solamente que la gente venga a los conciertos, sino que la fiesta vaya hacia la gente y llegue a toda la ciudad".Otro de los platos fuertes del Mawazine (una palabra que en árabe significa a la vez "equilibrio"y "ritmo") son las colaboraciones entre artistas marroquíes y extranjeros, como el espectáculo "Dunas", de la flamenca María Pagés y el bailarín Sidi Larbi Cherkaui, o el concierto que el pianista cubano Omar Sosa compartirá con el rapero local Bigg.Toda esta oferta festiva viene un poco ensombrecida por el recuerdo de un accidente sucedido durante la edición del año pasado, cuando una avalancha humana a la salida de un concierto acabó con la vida de once personas.A este respecto, Daki aseguró que se han previsto una serie de nuevas medidas de seguridad recomendadas por el estudio que una comisión realizó tras el accidente, como la instalación de dispositivos de vídeo que permiten seguir los movimientos del público en tiempo real para que sea posible intervenir en caso de anomalía.Aunque los conciertos de las estrellas internacionales oscilan entre los 300 y los 600 dirham (27 y 54 euros), un precio que no está al alcance de la mayoría de los marroquíes, el público no tiene que preocuparse, ya que muchos son gratuitos e incluso los más caros prevén un espacio desde el que es posible ver la escena sin pasar a la zona de pago."La gratuidad es esencial en este festival, queremos que sea accesible a todos", subrayó Daki, que señaló que "se ha puesto un especial interés en respetar ese espíritu sin que por ello la seguridad sea un problema".Con su diversidad de apuestas musicales y el ingente número de artistas que trae a Marruecos cada año, el Mawazine se ha consagrado como el festival de mayor renombre del país, por el que han pasado grandes nombres de la escena como Kylie Minogue, Stevie Wonder o Whitney Houston."Esta es una edición de madurez que confirma la reputación del festival en la escena internacional", explicó Daki, que aseguró que esta cita pretende hacer de Rabat "un lugar de encuentro entre las culturas, de tolerancia y de aceptación de la diversidad".