Juan Manuel Santos: «Hay una campaña sucia para desprestigiar a Uribe»

«Hay muchas diferencias entre Mockus y yo. Por ejemplo, yo creo en Dios y en la necesidad de tener un Ejército»

Juan Manuel Santos: «Hay una campaña sucia para desprestigiar a Uribe»
Juan Manuel Santos: «Hay una campaña sucia para desprestigiar a Uribe»

BOGOTÁ- Las presidenciales del domingo son las más disputadas de los últimos años en Colombia y suponen una apuesta por el cambio o la continuidad del legado uribista. Juan Manuel Santos, el candidato oficialista y ex ministro de Defensa, apuesta por la lucha contra la pobreza y continuar con los logros de Álvaro Uribe.–Cambió radicalmente su campaña cuando vio que el candidato opositor acortaba distancias. ¿Cree que los medios han dado un trato de favor al líder «verde»?–En el partido tomamos las medidas necesarias cuando fue necesario y corregimos el rumbo acertadamente, como lo muestran ahora las encuestas. Creo que los medios hacen su trabajo de informar objetiva y verazmente sobre las propuestas e ideas de los aspirantes, pero también se hacen eco de la campaña negra de la que hemos sido objeto el propio presidente, mi candidatura y yo.–¿Cuáles son las diferencias entre usted y Antanas Mockus?–Son muchas. Por ejemplo, yo creo en Dios. Yo creo en la necesidad de tener un Ejército. Yo creo que este país necesita continuar con lo que Uribe ha trazado. Creo que estamos en un momento crítico en el que vamos a decidir si continuamos por donde vamos o cambiamos a un rumbo incierto, que nos puede estancar o nos puede devolver a un pasado oscuro y violento. Hay muchos intereses internos y externos a los que les gustaría que regresáramos al pasado.–¿Cuáles fueron sus modificaciones en la campaña? ¿Considera que al principio se equivocó de estrategia?–Principalmente replanteamos la imagen publicitaria. Habíamos olvidado la identidad del brazo político que yo fundé y que llevó a Uribe a su segundo Gobierno: el Partido de la U. Retomamos ese sello y lo adaptamos al lenguaje de cada región de Colombia con el humor y la creatividad que nos caracteriza a los colombianos.– Chávez irrumpió en la campaña asegurando que rompería relaciones con Colombia si usted ganaba las elecciones. ¿Qué opina de estas declaraciones?–La relación entre los países es mucho más profunda que la relación entre dos presidentes. Yo invito a Venezuela a despersonalizar la relación binacional y a ocuparnos de aquellos temas que traen progreso y bienestar para nuestros pueblos, que son un solo pueblo. Yo me comprometo a trabajar para reconstruir los puentes entre los dos países superando las diferencias personales y poniendo por encima de éstas el bienestar de nuestra gente.–Con Ecuador también mantiene un contencioso abierto tras el ataque en 2008 a un campamento que las FARC que motivó un conflicto diplomático. ¿Sigue orgulloso de ordenar el ataque?–No quiero entrar en controversia nuevamente por ese tema. Le puedo decir que Uribe y yo actuamos en defensa de la seguridad de los colombianos.–¿Está preocupado por la orden de arresto dictada por un juez ecuatoriano por esta disputa? –Reitero lo que he dicho en varias ocasiones: ése es un asunto entre dos Estados, entre Colombia y Ecuador. Mi mayor interés es centrar mis esfuerzos en normalizar las relaciones con Ecuador y el presidente Correa. Ojalá pueda tener un diálogo con él. –El vicepresidente Francisco Santos denunció unacampaña para influir en las elecciones tras una entrevista en «The Washington Post», en la que se acusaba al hermano de Uribe de encabezar un grupo paramilitaren los años 90. Además, el director de la Policía denunciaba un posible plan que se estaría fraguando desde Venezuela para difamar y perjudicar al Gobierno.–Yo mismo he denunciado una campaña sucia y de desprestigio contra Álvaro Uribe que busca desestabilizar su imagen. Sin duda, esto lo están haciendo sus enemigos, interesados en que retrocedan los resultados contundentes que él ha dado al país.–¿Cree que la seguridad sigue siendo el tema que más preocupa a los colombianos?–Los resultados en esta materia han sido tan grandes, que ahora los colombianos pueden dirigir su atención hacia otros asuntos, como el empleo, el crecimiento económico y la inversión social. Quiero ser el presidente de la concertación social, el que le asegure el trabajo y el ingreso digno a cada uno de los colombianos.

PERFILUn economista sensatoJuan Manuel Santos (Bogotá, 1951) ha ocupado las primeras páginas de la prensa internacional como el estratega que ha puesto a la narcoguerrilla contra las cuerdas. Le avalan operaciones militares de gran alcance, como la liberación de Ingrid Betancourt. Sin embargo, a Santos se le recordará como el hombre del milagro económico colombiano; el economista sensato –formado en Harvard y Londres– que abrió su país al comercio internacional y que, desde el Partido Liberal, sorteó como ministro de Hacienda una de las peores crisis financieras