La AVT denuncia a Bolinaga

La Razón
La Razón FOTO: La Razón

Madrid- La presidenta de la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT), Ángeles Pedraza, indicó ayer que la asociación presentará hoy una denuncia en la Audiencia Nacional contra el etarra Josu Uribetxebarria Bolinaga por hacer «apología del terrorismo» al participar en el homenaje que le hicieron al llegar a Mondragón (Guipúzcoa). Pedraza explicó que presentarán la denuncia contra Bolinaga porque creen que «se ha saltado ya el primer requisito que exigía el juez para darle la libertad» y que es «uno de los más importantes» que consistía en no particiar en «ningún mitin, ni hacer ningún tipo de apología del terrorismo», algo que la AVT considera que el etarra hizo al llegar a su pueblo. Para Pedraza, la actitud de Bolinaga fue «una provocación» y ha causado «repugnancia», en la asociación, donde «están hartos» de que les «humillen».

La presidenta de la AVT explicó que al ver las fotografías del secuestrador de José Antonio Ortega Lara paseando por la localidad guipuzcoana, le transmitieron una imagen «desafiante». En declaraciones a la cadena Cope destacó: «Yo dije el primer día (...) que ojalá hubiera ido a casa a morir y parece ser que no. Ha esperado a las elecciones, a que salgan los resultados y ahora va a disfrutar del tiempo que le quede, a desafiar como siempre y a que sufran más las víctimas del terrorismo». Asimismo, lamentó que haya ganado «políticamente» ETA, pero asegura que las víctimas «van a seguir luchando» porque «sería un fracaso total de la democracia» que ellos al final ganaran», indicó.

Mientras, Instituciones Penitenciarias advirtió ayer a Bolinaga de que el juez puede revocar su libertad condicional si vulnera las reglas de conducta que le fueron impuestas, informa Efe.

 

Huelga para recibir su trato
Unos 30 presos comunes de la cárcel de Valdemoro iniciaron ayer una huelga de hambre de 72 horas en protesta por la diferencia de trato entre los presos de ETA y los comunes por el «caso Bolinaga». Eso sí, a mediodía rechazaron la comida, pero antes habían comprado latas en el economato de la prisión.