Mas-Colell rebaja el tono

Tiende la mano al Gobierno para compartir esfuerzos en la batalla contra la crisis. Insta a Montoro a iniciar de cero su relación como «socios», no como «subordinado»

Mas-Colell, que comparecerá hoy ante el Parlament para explicar los impagos a centros concertados, pidió disculpas
Mas-Colell, que comparecerá hoy ante el Parlament para explicar los impagos a centros concertados, pidió disculpas

BARCELONA- Tres días después de plantar al ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, en el Consejo de Política Fiscal y Financiera, el conseller de Economía, Andreu Mas-Colell, habló. Y lo hizo con la intención de rebajar el enfrentamiento institucional con el Gobierno, antes de que repercutiera en los mercados financieros. Pero pese al intento de Mas-Colell de exportar una imagen de confianza, el mensaje en son de paz que envió al Gobierno no consiguió amortiguar la caída de la Bolsa, alterada por las palabras del presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi.

En una entrevista a Rac-1, Mas-Colell invitó a Montoro y en general a los dirigentes populares a correr un tupido velo. «Una vez nos hemos llamado desleales los unos a los otros, partamos desde cero y abramos un diálogo» para encontrar una salida conjunta al reto de la crisis. Sólo puso una condición, que el Ejecutivo de Mariano Rajoy trate a la Generalitat y al resto de Comunidades Autónomas como «socio» y no como a unos «subordinados». «Lo que nos conviene a todos es tratar de ir juntos» en la batalla contra el déificit, concluyó.

El conseller corroboró que Cataluña no recurrirá ante el Tribunal Constitucional el límite de déficit, aunque siga pensando que el Gobierno comete un error no compartiendo con las Comunidades Autónomas el punto de margen que le ha dado Bruselas.

Pese a rebajar el tono, el conseller de Economía no baja la guardia. Trasladó al Gobierno el siguiente mensaje, que tenga el «suficiente buen sentido» para «no introducir condiciones políticas, que la Generalitat no admitiría en este proceso ya bastante complicado».
El conseller pidió al Gobierno que «no se distraiga» y que «no se engañe mezclando agendas recentralizadoras», antes de reclamar respeto nacional para Cataluña. «Si se mantiene el respeto a Cataluña, podemos ir juntos en esta batalla», advirtió.

Pese a su actitud conciliadora con Madrid, Mas-Colell continúa defendiendo su plante al Consejo de Política Fiscal y Financiera con el argumento de que no son realmente foros de debate y tampoco son foros donde se apruebe nada, sino encuentros en los que se oficializan decisiones ya tomadas. Tanto el conseller, como el resto de miembros del gobierno catalán, seguirán dando la vara a Rajoy y a su Ejecutivo para que flexibilice los objetivos de déficit a las Comunidades Autónomas, aunque un cambio de parámetros se prevé difícil.

Tal y como avanzó el conseller de Territorio y Sostenibilidad, Lluís Recoder, anteayer, la Generalitat no se rebelará. Mas-Colell reiteró que se arremangará la camisa para cumplir con los objetivos de déficit y con el techo de deuda que el Consejo de Política Fiscal y Financiera fijó en el 22,8 por ciento del producto interior bruto (PIB).

Disculpas
El conseller no desaprovechó la ocasión para pedir disculpas por los impagos a centros concertados. Tras admitir que «nos sabe enormemente mal», alegó que el Govern «no ha tenido elección». Hoy dará más explicaciones ante la Diputación Permanente.