Redes sociales

Los Zetas matan a una periodista que se negó a guardar silencio

Aunque firmaba con seudónimo en un blog, los narcos la identificaron 

Los Zetas dejaron junto al cuerpo descuartizado de María Elizabeth Macías un mensaje en el que aseguran que «la Nena de Laredo», seudónimo de la periodista, colaboró con la Secretaría de Estado al mando del Ejército, la Sedena
Los Zetas dejaron junto al cuerpo descuartizado de María Elizabeth Macías un mensaje en el que aseguran que «la Nena de Laredo», seudónimo de la periodista, colaboró con la Secretaría de Estado al mando del Ejército, la Sedena larazon

 Internet se ha convertido en el altavoz de los periodistas mexicanos que de forma inmediata navegan por las redes sociales denunciando a los cárteles mafiosos. Y de nuevo los narcos están dispuestos a sellar las bocas de los reporteros a base de sangre y pólvora.

La Policía encontró el cuerpo decapitado de una mujer en la ciudad fronteriza del noreste Nuevo Laredo, junto al cual había una nota afirmando que fue asesinada en represalia por sus informes en un portal de redes sociales.

María Elizabeth Macías Castañeda era editora del diario de Nuevo Laredo «Primera Hora». Aparentemente, fue la información que subió al sitio de internet «Nuevo Laredo en Vivo» lo que causó su muerte y no su posición en el periódico.

La web destaca información para el Ejército y la Policía, incluyendo la ubicación de escondites de pandillas de narcotraficantes, puntos de venta de droga, falsos retenes y denuncias de corrupción. El temor de los profesionales de la comunicación y la autocensura mantienen un silencio informativo en esa región del país. Esta situación llevó a Macías a crear el seudónimo de «la Nena de Laredo», que usaba en estos canales de comunicación para denunciar sucesos vinculados al crimen organizado y demás hechos violentos. El cuerpo fue encontrado en el monumento de Cristóbal Colón en el centro de la ciudad. Las piernas y el tronco fueron arrojados sobre el césped, y la cabeza sobre un macetero, donde también colocaron un teclado de ordenador, un teléfono móvil y un bolígrafo.

Adicionalmente, dejaron una cartulina con el mensaje: «OK Nuevo Laredo en vivo y redes sociales. Yo soy La Nena de Laredo y aquí estoy por mis reportes y los suyos... para los que no quieren creer, esto me pasó por mis acciones, por confiar en SEDENA y MARINA... Gracias por su atención Atte: La ‘Nena' de Laredo… ZZZZ».

La organización criminal de Los Zetas, vinculada al narcotráfico, estaría reivindicando el hecho con la firma «ZZZZ». En este sentido, Mike O'Connor, representante del Comité para la Protección de los Periodistas, reconoció que «no hay periodismo confiable desde hace mucho tiempo. Lo que dicen los reporteros de allí es que si dices la verdad, simplemente te matan».

A través de la red social Twitter, usuarios y usuarias han publicado mensajes de condena sobre este suceso, que deja de luto a una familia y a profesionales de la comunicación en ese país. Algunos incluso señalan a las Fuerzas de Seguridad como responsables del suceso.
México es considerado por la ONU como el país más peligroso de América para la prensa por el alto índice de crímenes registrados contra periodistas.

El horrible asesinato de Castañeda es el tercero de este mes en el que residentes de Nuevo Laredo han resultado muertos por los cárteles debido a sus publicaciones en internet. Sólo en lo que va de año, once periodistas han perdido la vida en México.

Desde 2000 se contabilizan unos 80 homicidios de reporteros, que en su mayoría cubrían temas relacionados con el narcotráfico y el crimen organizado. La violencia contra periodistas se recrudeció en 2008, cuando el Gobierno lanzó una ofensiva militar contra los cárteles de la droga. Desde entonces, los reporteros sin protección federal, son presa fácil para los sicarios.