Cadena de valor segura

La Razón
La RazónLa Razón

Mucho se habla hoy de la cadena de valor agroalimentaria, del proceso de formación de precios de los alimentos. Al consumidor le desconcierta la diferencia entre el precio de origen y el final. Nos preocupa que esa incógnita se despeje con tópicos «café para todos», denunciando una cadena valor de «inocentes» y «culpables», ineficiente y generadora de desequilibrios tan desmesurados como injustos. Aunque ese escenario tan adverso pueda darse, afortunadamente no es inexorable. Existen modelos de negocio que aseguran una realidad bien distinta. La cadena agroalimentaria se llama «de valor», por algo. Expliquemos que la intervención de cada eslabón, desde la granja al punto de venta, ha de añadir valor al producto. Pero un valor que merezca ser pagado… Sin duda, destronaremos algunos mitos. Y hay valores impagables, aunque aportarlos requiera inversión económica y esfuerzo. Es el caso de la seguridad alimentaria. Cada eslabón genera, mantiene y tutela, en la parte que le toca, la seguridad del alimento que llegará a nuestro plato. ¿Cabe imaginar tan trascendente labor en cadenas presididas por la rivalidad entre eslabones y por la falta de entendimiento mutuo? ¿En una cadena con eslabones descontentos…? La clave es trabajar en un modelo fundado en la «visión de cadena», frente a la visión discontinua de eslabones que no interactúan en todos los planos necesarios. Un Modelo en el que los eslabones sí se interrelacionan, con absoluta transparencia y en un marco de estabilidad a largo plazo; que consideran la seguridad alimentaria objetivo primordial e innegociable, porque centran su interés en el consumidor y trabajan por él desde la cultura del esfuerzo adoptando, en ocasiones, decisiones tan valientes como ineludibles. Una cadena en la que todos los eslabones ganan, y su satisfacción redunda en pos de la seguridad y calidad del alimento. No es un modelo teórico: Más de 100 empresas lo practican y promueven, con éxito. Y propicia una cadena de valor eficiente, competitiva, sostenible… pero, sobre todo, segura.