La FEMP pide que las hipotecas se salden con la entrega de los pisos

El presidente de la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP), Pedro Castro, pidió hoy al Gobierno una normativa que impida que las personas tengan que seguir pagando sus deudas hipotecarias aunque se hayan visto obligadas a entregar sus viviendas a los bancos.

Esta propuesta es una de las cuestiones principales que estudia la Comisión Ejecutiva de la FEMP, reunida hoy en Vitoria para analizar también otras cuestiones relacionadas con la calidad del aire de los municipios, la ley antitabaco, y para exigir al Gobierno, a las comunidades autónomas y a los partidos políticos pactos para impulsar el empleo.

Momentos antes del comienzo del encuentro de la FEMP, Castro compareció brevemente ante los medios de comunicación, junto al alcalde de Vitoria, Patxi Lazcoz, para dar cuenta de los asuntos que abordará la Comisión Ejecutiva de la Federación de Municipios.

Avanzó que en este órgano de dirección se debatirá sobre la deuda hipotecaria con el fin de pedir al Gobierno central un desarrollo de la normativa que "permita eliminar"las situaciones "tremendamente duras"que sufren las familias que no pueden afrontar los pagos y se ven obligadas a devolver a los bancos sus viviendas, y además a seguir pagando las deudas.

El alcalde de Vitoria opinó que este sistema bancario "espanta a cualquiera", pero pidió "prudencia"porque cualquier cambio normativo requiere pensar en las consecuencias y "no se puede dejar"que las entidades decidan no dar créditos salvo en determinadas condiciones.

Sobre la ley antitabaco, Castro adelantó que se pedirá a todos los ayuntamientos que den facilidades a los hosteleros para habilitar espacios fuera de los locales para fumadores, y reclamó que se flexibilicen las ordenanzas municipales "para que se amplíen de enero a diciembre los permisos y que además se haga gratis".

El presidente de la FEMP valoró que los ayuntamientos "por primera vez"vayan a participar en "igualdad de condiciones"con comunidades autónomas y administración central para desarrollar políticas de calidad de aire.

En cuanto al empleo, Castro recordó que los ayuntamientos invirtieron en 2010 para este fin en torno a 572 millones de euros sin tener para ello ni competencias ni transferencias en políticas activas.

Por ello, señaló que la FEMP acordó por "unanimidad"pedir al Gobierno central un pacto de Estado por el Empleo impulsado por todos los partidos políticos, pero especialmente por los mayoritarios, PSOE y PP.

Al Gobierno y a los partidos les pidió que pongan los intereses españoles por encima de los intereses electorales.

Además reclamó las comunidades autónomas que hagan pactos para desarrollar políticas activas de empleo sentando en una mesa a empresarios, ayuntamientos, entidades bancarias, universidades y partidos políticos.

"Espero que comunidades como Madrid o (la Comunidad) Valenciana puedan poner esas políticas porque son las dos únicas que no han puesto sobre la mesa esa gran mesa por el empleo y desarrollo económico", señaló.

Castro anunció que mañana se reunirá con el ministro de Trabajo, Valeriano Gómez, para estudiar dicho pacto por el empleo.

Preguntado por el planteamiento del vicepresidente tercero del Gobierno, Manuel Chaves, a las comunidades autónomas para que impulsen la fusión o asociación de municipios para mejorar la capacidad de gestión, el presidente de la FEMP declinó opinar porque, dijo, desconoce esta propuesta.