El acoso al castellano: crímenes sólo en catalán

La Universidad de Barcelona negó a alumnos de Criminología un examen en castellano. «Muchos no entendían las preguntas», se quejan los afectados.

Fermín Guerrero, comerciante, multado por rotular en castellano
Fermín Guerrero, comerciante, multado por rotular en castellano

Un grupo de alumnos de la Universidad de Barcelona presentará una queja formal ante el decano de la Facultad de Derecho, Enoch Albertí, después de que en un examen de Criminología celebrado el pasado lunes no se facilitaran exámenes en castellano a ninguno de los 300 alumnos que se presentaban a la prueba. Según informó uno de los estudiantes que acudieron al examen de Psicología de la Violencia, una asignatura de segundo ciclo del segundo curso (el equivalente a 5º de carrera), «hubo alumnos que solicitaron expresamente la versión en castellano del cuestionario, pero la respuesta por parte del profesor fue que no había». En cualquier caso, ninguno abandonó.

«El examen era tipo test con multirrespuestas, y si no entiendes bien el concepto que desarrolla la pregunta no puedes dar la contestación adecuada, y eso fue lo que ocurrió, que muchas personas no entendían bien algunas preguntas. Incluso alguna de ellas estaba mal redactada hasta en catalán», explicó el portavoz de los alumnos afectados. A pesar de que los Servicios Lingüísticos de la universidad catalana aseguran en su página web que «los exámenes y trabajos se pueden redactar en cualquiera de las dos lenguas oficiales, catalán y castellano», la experiencia de los alumnos demuestra lo contrario. «Creemos que se ha producido una discriminación lingüística y vamos a reclamar al rector cuando concluya el plazo de revisión de examen, porque había gente que no sabía catalán», añadió el portavoz de los alumnos afectados.«Yo no sé catalán, no tengo por qué saberlo y he hecho todos los exámenes de la carrera en castellano. Si no nos hubieran dado esa opción, jamás habría ido a estudiar a Cataluña», asegura Sergio Martínez, un alicantino de 24 años licenciado en Políticas por la Universidad Autónoma de Barcelona. El decano de Derecho, Enoch Albertí, mostró su extrañeza por lo ocurrido. «He pedido explicaciones y estoy esperando respuesta pero, por regla general, los alumnos se examinan en el idioma que quieren y hasta ahora no ha habido ninguna queja en la Universidad de Barcelona», señaló Albertí.

«Un golpe de Estado blando»El acoso al castellano en los centros catalanes no es nuevo, aunque según denuncia la asociación Convivencia Cívica Catalana, «está ascendiendo peldaños en la universidad para conseguir que el español desaparezca». Ya en 1998, la profesora de Lengua Española Josefina Albert fue amenazada de muerte en Tarragona después de entregar un examen en castellano a un alumno que así lo había solicitado. «Si quisieran hacer un golpe de Estado "blando"en España, éste sería el camino», señala el secretario de la asociación.