ANÁLISIS: A la espera de catalizadores

Esta semana se han publicado cifras de déficit en España para 2010 y de deuda del Estado en Reino Unido (en ambos casos mejor de lo esperado), que han puesto de manifiesto los esfuerzos que se están realizando para sanear las cuentas públicas en Europa.

La Razón
La RazónLa Razón

El ajuste fiscal tiene un precio que se refleja en datos de crecimiento más modestos, como el arrojado por Reino Unido durante el cuarto trimestre de 2010 y en el recorte de una décima hasta el +0,6% a/a de las previsiones de crecimiento de la economía española del FMI o el PIB del cuarto trimestre en Estados Unidos. Parece un precio que los mercados prefieren pagar antes que sufrir un colapso en los mercados de deuda. En cuanto a compañías, en España sobre todo destaca el nuevo Plan para las Cajas.

En principio la cantidad ha parecido baja (el Gobierno espera no más de 20.000 M euros de ayudas adicionales al sector) pero valoramos positivamente las medidas de mayor transparencia exigidas a las entidades.

En realidad, el impacto es limitado para las financieras cotizadas, y sí más fuerte en las cajas. Por el lado de la Bolsa, el impacto vendrá de las necesidades de las cajas de vender participaciones financieras debido a las necesidades de capital. Destacan en ese sentido valores como Pastor, Sacyr, Abertis, Gas Natural… Y con esto, La Caixa ha anunciado su plan para convertirse en banco, en una operación pionera que será seguida por otras cajas.
En cuanto a resultados empresariales, en EE UU han publicado ya cerca del 30% de las compañías del S&P 500 y el saldo de sorpresas positivas supera todavía el 70%.

Mantenemos una posición neutral a corto plazo (con énfasis en valores de beta alta como los bancos). Los indicadores económicos y empresariales, junto al mantenimiento de la política de la Fed, han permitido ganancias adicionales, si bien el aumento reciente de las primas de riesgo soberano europeo (algo previsible tras la «fiesta» de las semanas anteriores) vuelve a afectar a la renta variable. Posibles correcciones adicionales en el IBEX serían oportunidades para aumentar la posición y sólo recomendaríamos vender si se vulnerasen soportes relevantes (10.400 en el IBEX y 2.880 en el EuroStoxx50).