Desde Rusia con humor

«La daga de Rasputín» reúne a Molero, Resines y Bonilla, director de la cinta

Desde Rusia con humor
Desde Rusia con humor

Moscú, Rasputín... Rusia en general es, sin duda, el tema preferido de Jesús Bonilla. El éxito de «El oro de Moscú», que recaudó cerca de 6 millones de euros, probablemente también haya contribuido a esta especie de secuela que es «La daga de Rasputín». Repite con Resines e incluye a Antonio Molero en el trío protagonista, ya que «lo pasamos tan bien juntos en "Los Serrano"que, ¿cómo no íbamos a hacer todos una película? El guión se escribió pensando en los tres», explica Bonilla, también director de la cinta.


Rodaje en la Plaza Roja
Junto a ellos, caras nuevas, como la de Carolina Bang (nominada esta semana al Goya como mejor actriz revelación por «Balada triste de trompeta») y Carmen Vicente-Arche, y otras más conocidas como Andrés Pajares, María Barranco y Juan Luis Galiardo, quien habló de esta cinta como «un entretenimiento disparatado. Mezcla comedia y acción, que es muy necesaria en nuestra sociedad porque está aletargada», añadió. Resines, por su parte, vuelve, tras «Celda 211», a un género que tampoco le es ajeno. «Si tuviese que elegir, prefiero la comedia al drama». Y bromeó: «El problema es que es un género poco premiado».

Aunque todavía no se ha estrenado, «La daga de Rasputín» ya ha conseguido un hito: se ha convertido en una de las primeras películas con escenas rodadas en la Plaza Roja de Moscú: «Es un milagro que nos dieran el permiso, no sé cómo lo conseguimos. Cada día pisan la plaza 2.000 turistas, pero se integraron perfectamente en el rodaje», explica el director.

Pero, ¿por qué esta fascinación por la tierra de los zares? «Porque la historia de Rusia es la de la humanidad. Me interesa mucho la vida de Rasputín, que, como consejero de la zarina, influyó decisivamente en el transcurso de la I Guerra Mundial y la Revolución Rusa. Además, lo primero que me enseñaron en la escuela de arte dramático fue el método Stanislavski», bromeó Bonilla. «Me gusta que el cine se ocupe de estos temas, aunque sea desde la perspectiva del humor». «La daga de Rasputín», que narra el viaje a Rusia de tres ex presos para hacerse con una reliquia, «es más loca, más disparatada, además de una producción mayor que "El oro de Moscú". Estoy nervioso por el estreno pero tranquilo, porque creo que la respuesta del público va a ser masiva», dijo el director.