Geithner defiende la necesidad de la reforma financiera tras el caso JPMorgan

El secretario del Tesoro de EE.UU., Timothy Geithner, ha defendido hoy la necesidad de una reforma financiera y ha señalado que las autoridades reguladoras "van a observar con detalle"los datos sobre las pérdidas de 2.000 millones de dólares del banco JPMorgan en operaciones con derivados.

Geithner ha calificado esas pérdidas de JPMorgan, el principal banco estadounidense por activos, como un "fracaso bastante significativo en la gestión de riesgos".

Por ello, el secretario del Tesoro ha reafirmado la intención de Washington de poner en práctica la reforma financiera, conocida como "Ley Dodd-Frank", que aumentará las regulaciones del sector e impedirá determinadas operaciones de riesgo.

Las pérdidas de JPMorgan, ha precisado Geithner, demuestran "la importancia de que estas reformas sean lo suficientemente fuertes y efectivas". "Estas regulaciones no tienen como objetivo prevenir lo imprevisible en términos de errores de juicio, sino asegurarnos de que cuando estos errores ocurren son suficientemente modestos en tamaño, y el sistema como conjunto lo puede gestionar", ha explicado en una conferencia sobre política fiscal en la capital estadounidense.

El anuncio de las multimillonarias pérdidas del JPMorgan ha provocado una gran agitación en el sector financiero de EE.UU., ya que su consejero delegado, Jamie Dimon, era uno de los principales críticos al aumento de la regulación con el argumento de que obstaculizaría la recuperación económica.

Dimon lamentó este fin de semana su actitud ante los informes que aparecieron en la prensa el pasado abril cuestionando el riesgo de las operaciones de la compañía y reconoció que cometieron un "terrible"error.

La ejecutiva que supervisó la operación, Ina Drew, con más de treinta años de experiencia trabajando para la compañía, presentó su renuncia ayer lunes.

Por su parte, el Departamento de Justicia de EEUU ha abierto una investigación sobre JPMorgan Chase tras reconocer esta entidad la semana pasada pérdidas de 2.000 millones de dólares por un error en sus operaciones de derivados, informó hoy The Wall Street Journal.

Además, la Oficina Federal de Investigaciones en Nueva York también ha emprendido una indagación preliminar en relación con esas millonarias pérdidas, según la cadena NBC, aunque el FBI no quiso confirmar a Efe las pesquisas.

La investigación del Gobierno estadounidense se suma a la abierta el pasado viernes por la Comisión del Mercado de Valores (SEC), que también estudia "con mucho detalle"lo ocurrido con el banco.