La importancia de Cultura

La Razón
La RazónLa Razón

Una de las obsesiones de los nacionalistas es acabar con el Ministerio de Cultura con la peregrina teoría de que las autonomías tienen la competencia en esta materia. La razón de fondo es que no quieren una cultura española. Es la expresión de ese espíritu de reinos de taifas en que ha evolucionado el Estado de las Autonomías. Cualquier día piden que se repartan los grandes museos nacionales, como el Prado o el Reina Sofía, entre las comunidades. Mascarell, que era consejero socialista de Cultura con Montilla y siguió sorprendentemente con Mas, es un ferviente defensor de la extinción del Ministerio y del reparto del «botín» presupuestario entre las autonomías. Ha calculado que le tocarían 150 millones. Rajoy tendrá que emprender una amplia reforma de la Administración del Estado y reducir los ministerios. Espero que Cultura no sea uno de ellos. Es cierto que el diputado que se autopropone, con un «gran» currículo como profesor asociado y una obra menor como escritor, me produce una enorme pereza. A pesar de ello, quiero que Cultura no desaparezca.