Juegos Olímpicos

Rafa Muñoz: inocente y favorito

Tras ser absuelto de las acusaciones de dopaje, Rafa Muñoz puede conquistar hoy el oro en los 50 mariposa

Rafa Muñoz ha hecho el mejor tiempo del año
Rafa Muñoz ha hecho el mejor tiempo del año

Rafael Muñoz Pérez (3-3-1988, Córdoba) siente que ha llegado su momento. Después de un año en el que el bañador y la piscina sólo le causaban alergia, la gran estrella de la natación española alcanzó la final de los 50 mariposa con el mejor tiempo (23.15) y hoy aspira con fundamento a convertirse en campeón de Europa. En menos de una semana ha pasado de ser sospechoso por dopaje a ser proclamado inocente y volver a disfrutar en una piscina. «He nadado bastante bien, me he gustado», comentó el andaluz tras mostrarse intratable en las series y en las semifinales a pesar de estar lejos de su récord del mundo (22.43).

Entre la primavera y el verano de 2009, Rafa Muñoz se convirtió en una estrella mundial. El 4 de abril logró la segunda mejor marca de la historia en 100 mariposa; 24 horas después mejoró la plusmarca mundial de 50 y en Roma se convirtió en el primer nadador español en conquistar dos metales mundialistas, dos bronces. Los problemas surgieron nada más colgarse las dos medallas. Acabó saturado de la competición y atravesó una crisis en la que llegó a plantearse la retirada.

Rafa desapareció. No volvió a acercarse a una piscina en meses y nadie en la Federación sabía nada de él. Eso no fue lo peor. Lo más grave es que cuando la Federación Internacional Antidopaje (AMA) reclamó su paradero para ser examinado, estuvo ilocalizable. Hasta en tres ocasiones. Rafa se perdió. Decidió que la natación no le iba a apartar de otras cosas como la novia, los amigos, Córdoba, su gente... Y eso le costó debutar en los Europeos de Budapest ante un tribunal de la AMA y de la Federación Internacional de Natación (FINA). Rafa fue absuelto porque la defensa llevada a cabo por la Federación Española fue convincente. Rafa sufrió un fuerte estrés psicológico que derivó en una depresión, con lo que una de sus tres ausencias estuvo justificada. El posible castigo de dos años y dos meses de suspensión se quedó en una simple advertencia y en la obligación, de ahora en adelante, de dar siempre parte sobre su paradero. De lo contrario no habrá perdón. Obtenida la inocencia, a Rafa sólo le queda nadar. Sin los monos prohibidos por la FINA que provocaron una lluvia de récords en 2009 y con el bañador de toda la vida, el cordobés ha demostrado que en Europa y en los 50 mariposa es el número uno. «No me gusta hablar de favoritos, aunque creo que he vuelto a mi nivel de Roma, y que ha llegado el momento», dijo Muñoz.

Además de Rafa, la española Duane da Rocha se metió en la final de 200 espalda con la mejor marca, y Aschwin Wildeboer en la de 100 espalda con el sexto mejor registro.