África

Al Queda amenaza con matar a rehenes franceses si hay una intervención militar en Malí

Islamista vinculados a Al Qaeda en Mali amenazan con "abrir las puertas del infierno"para los ciudadanos franceses si éste país sigue impulsando una guerra para controlar la zona norte de Malí en manos de los rebeldes.

"Si (Hollande) sigue echando gasolina al fuego, le enviaremos las fotos de los cadáveres rehenes franceses en los próximos días", declaró el portavoz del grupo armado MUJWA, Oumar Ould Hamaha, en una posible referencia a cuatro franceses secuestrados en la vecina Níger en 2010.

De igual modo, el portavoz amenazó a Hollande diciendo que, de seguir adelante con el plan, "no será capaz de contar los cadáveres de los expatriados franceses que vivan en el oeste de Africa y en cualquier otra parte".

Los cuatro franceses que permanecen bajo cautiverio trabajaban para la empresa francesa Areva y fueron tomados como rehenes con otros cuatro compañeros que ya han sido liberados.

MUJWA se encuentra entre los grupos, muchos de ellos afines a Al Qaeda, que desde el pasado mes de abril controlan dos tercios del norte de Malí aprovechando un golpe de estado en la capital, Bamako.

El portavoz indicó que la mayor parte de los grupos islamistas que operan en el desierto del Sáhara proceden de los rescates de secuestrados que pagan por Francia y otros países occidentales.

"El principal país que financia el yihadismo es Francia", señaló finalmente el portavoz, antes de amenazar con secuestrar al propio Hollande. "Me pregunto que diría la comunidad internacional si tomáramos como rehén a Hollande", amenazó Hamaha.

El Consejo de Seguridad de Naciones Unidad ha decidido este viernes por unanimidad dar un plazo de 45 días a los líderes africanos para que preparen una intervención militar en Malí con el fin de ayudar a las autoridades malienses a recuperar el control del norte del país.

Los 15 miembros del Consejo de Seguridad han instado al secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki Moon, a proporcionar planificadores militares a la Comunidad Económica de Estados de Africa Occidental (CEDEAO) y a la Unión Africana (UA) para ayudarles
a preparar la intervención militar.

Además, ha instado a los grupos rebeldes locales a "cortar los lazos con las organizaciones terroristas, especialmente con Al Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI), advirtiendo de que, de no ser así, podría aprobar un amplio abanico de sanciones en su contra.

El Consejo de Seguridad actuará bajo el capítulo siete de la Carta de la ONU, que permite "usar la fuerza, llevando a cabo acciones por tierra, mar y aire para mantener o restaurar la paz y la seguridad internacionales", así como la imposición de sanciones, tanto económicas como diplomáticas.
El órgano ejecutivo ha explicado que de esta forma trata de atender la demanda del primer ministro en funciones de Malí, Dioncounda Traoré, que la semana pasada solicitó el envío de una fuerza internacional para ayudar a las tropas nacionales a recuperar el control del norte del país.
"El Consejo de Seguridad está preparado para responder a la petición de las autoridades interinas de Malí en relación al envío de una fuerza internacional para ayudar a las Fuerzas Armadas malienses
a recuperar las regiones ocupadas en el norte del país", reza el comunicado publicado por la ONU.
En agosto, el Consejo de Seguridad y los líderes africanos llegaron a un acuerdo con las autoridades malienses para enviar una fuerza internacional a la zona septentrional, pero no se ha llevado a cabo debido a las reticencias de algunos países de la región.