Temperaturas de récord y baños ilegales

Algunos madrileños no dudaron en meterse al río Manzanares para sobrellevar el día más caluroso en 20 años

Varios chavales aprovecharon ayer las escalerillas instaladas en el canal de remo del parque de la Arganzuela para darse un imprudente e ilegal chapuzón en el río Manzanares. Y eso que a apenas cien metros tenían la «playa» de Madrid Río donde poder refre
Varios chavales aprovecharon ayer las escalerillas instaladas en el canal de remo del parque de la Arganzuela para darse un imprudente e ilegal chapuzón en el río Manzanares. Y eso que a apenas cien metros tenían la «playa» de Madrid Río donde poder refre

MADRID- Con 42 grados de temperatura máxima, no hay quien aguante al aire libre. La capital ayer se convirtió en un desierto por partida triple. Primero por el calor, segundo por la masa de aire sahariano que llenó de polvo las calles y tercero porque en las horas centrales del día no había un alma por la calle.

Para combatir la canícula, muchos optaron por refugiarse en casa, con el aire acondicionado a todo trapo o frente al ventilador. Incluso hubo quienes decidieron pasear por los centros comerciales, totalmente climatizados. Pero la gran mayoría prefirió un buen chapuzón para mitigar las altas temperaturas y algunas piscinas, como la de Puerta de Hierro, registraron un 40 por ciento más de afluencia.

Además, quizás, atontados por el calor, hubo quienes escogieron para bañarse un lugar en el que está prohibido desde hace décadas: el río Manzanares. Lejos de la «playa» de Madrid Río en el parque de la Arganzuela, donde los chorros de agua hacen las delicias de mayores y pequeños, varios acalorados madrileños optaron por lanzarse al agua del Manzanares a apenas 100 metros de la zona habilitada.

Saltar al agua junto al puente de Toledo es peligroso, dada la poca profundidad del río en esta zona, y está prohibido, así como hacerlo en todas las fuentes y estanques de la capital y en parajes naturales de la Comunidad de Madrid salvo en los lugares habilitados para ello –la playa del Alberche de Aldea del Fresno, los Villares del río Tajo en Estremera, la Charca Verde del río Manzanares en la localidad de Manzanares el Real, las Presillas del río Lozoya en Rascafría y el embalse de San Juan de San Martín de Valdeiglesias–.

Piscinas improvisadas
Sin embargo, no es la primera vez que los madrileños se saltan a la torera esta prohibición cuando aprieta Lorenzo. En el primer verano tras la inauguración de las fuentes junto al Puente de Segovia en 2010, decenas de vecinos y turistas disfrutaron durante varias semanas del chapoteo en los estanques junto al río. Aunque el consistorio permite refrescarse los pies, muchos, especialmente los más jóvenes, fueron los que utilizaron las fuentes como una alternativa a la piscina y, al final, hubo que vallarlas.

También sucedió, durante la celebración de la final de la Copa del Rey de fútbol, entre el Athletic de Bilbao y el Barcelona, el pasado mes de mayo, que un hincha de los alaveses fue arrestado por pegarse un chapuzón a las orillas del Manzanares, donde estaba instalada la carpa para los aficionados rojiblancos.

 

Una ola intensa pero corta
La Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) mantiene la alerta naranja por altas temperaturas para la Comunidad de Madrid, puesto que hoy el termómetro seguirá marcando 40 grados de máxima, especialmente en el sur de la región. Por suerte, esta vez la ola de calor va a ser intensa pero corta, porque la Aemet ya prevé que mañana bajen las temperaturas hasta diez grados en algunas zonas. Las máximas serán de 34 grados y por la noche bajaremos de los 20 grados.