«Repo Men»: Órganos sin chicha

«Repo Men»: Órganos  sin chicha
«Repo Men»: Órganos sin chicha

Dirección: Miguel Sapochnik. Intérpretes: Jude Law, Forest Whitaker, Liev Schreiber, Carice Van Houten. EE UU-Canadá, 2010. Duración: 111 min. Ciencia-ficción.

La única novedad de «Repo Men», remix vagamente torpe de «Blade Runner», «Desafío total» y las «action movies» que se creen graciosas estilo Guy Ritchie, es imaginar un porvenir donde media humanidad lleva órganos mutantes en sustitución a los enfermos, característica que, para la gran corporación que monopoliza el mercado de trasplantes, convierte a esa media humanidad en potenciales acreedores y futuros cadáveres.

No es el primer ejemplo de ciencia-ficción que trafica con la donación de órganos, pero sorprende que el tema, interesante, no rescate a la película de su condición de sucedáneo. «Repo Men» también intenta ser la crónica de una amistad, la que une a dos cazadores de morosos, Remy (Jude Law) y Jake (Forest Whitaker), y una crítica al capitalismo salvaje capaz de comerciar con nuestros cuerpos, pero ni los actores parecen demasiado interesados en sus personajes ni el director en afilar la daga de la denuncia si no es para cortar cabezas y seccionar miembros a diestro y siniestro. Violencia extrema y humor autoconsciente son un cóctel que puede dar excelentes resultados –y si no que se lo digan a Verhoeven o a Tarantino––pero me temo que éste no va a ser el caso.