Chacón y Tomás Gómez discrepan de la reforma

La ministra de Defensa, Carme Chacón, y el secretario general del PSM, Tomás Gómez, han avalado hoy la reforma de la Constitución pactada por PP y PSOE aunque la primera discrepa del procedimiento y el segundo del contenido.

La ministra de Defensa, Carme Chacón, ha avalado hoy la reforma de la Constitución pactada por PP y PSOE "por responsabilidad y lealtad hacia el candidato"socialista, Alfredo Pérez Rubalcaba, pero ha expresado sus "dudas"por el procedimiento seguido para concretar este cambio en la Carta Magna.

Fuentes de la dirección socialista consultadas han asegurado que la ministra se ha expresado en este sentido en la reunión de la ejecutiva del PSC de hoy, en la cual se ha discutido a fondo sobre el pacto sellado entre PP y PSOE.

Chacón, que hoy ha sido propuesta por su partido para volver a encabezar la lista por Barcelona a las generales, ha tomado la palabra para opinar que, "tal como está redactado", no tiene "objeciones"al nuevo artículo 135 de la Constitución, porque era "muy flexible".

Sin embargo, según estas fuentes, sí ha apuntado que tiene "más dudas respecto del procedimiento de reforma constitucional seguido"en un momento en que hay "una demanda social que reclama, con razón, más participación popular en las grandes decisiones políticas".

De esta forma, Chacón, que ha destacado las mejoras introducidas al texto durante la negociación con el PP, se ha referido a la demanda de someter la reforma a referéndum que hacen muchos ciudadanos y diversos partidos de izquierda.

Pese a todo, Chacón, que renunció a competir por la candidatura a la presidencia del Gobierno en favor de Rubalcaba, ha dejado claro que apoyará la propuesta, por "responsabilidad y lealtad"hacia Rubalcaba, al que el portavoz del PSC, Miquel Iceta, ha elogiado por haber dejado para una ley orgánica la concreción del límite máximo de déficit público permitido para las administraciones.

El PSC ha acordado hoy, después de un intenso debate interno y por "asentimiento general", avalar la reforma de la Constitución y que no era necesario un referéndum ciudadano sobre este asunto.

Los votos de los socialistas catalanes resultaban claves para forzar un referéndum, ya que se requiere que lo pidan una décima parte de los diputados del Congreso (35 miembros) o de los senadores (26 representantes).

Gómez discrepa del contenido
El secretario general del PSM y portavoz del Grupo Parlamentario Socialista en la Asamblea de Madrid, Tomás Gómez, ha considerado este lunes que la forma propuesta por el PP y PSOE para llevar a cabo la reforma de la Constitución Española es "impecable", aunque se muestra "escéptico"con el contenido de la misma, que tiene que ver con el déficit cero.

Tras visitar Villanueva de Perales, Gómez ha sido preguntado por si es favorable al referéndum para llevar a cabo dicha reforma, a lo que ha respondido que la reforma constitucional "se puede hacer de diversas maneras"y que la del proceso parlamentario "es la que tiene menor coste", que está estipulado "y es lo más conveniente".

Aunque ha querido esperar a conocer más el texto para hacer una valoración, ha indicado que al parecer, "no constriñe la acción de un Gobierno y permite un mayor margen de maniobra". Sin embargo, ha señalado que se ha mostrado escéptico a llevar "con carácter estructural el mantenimiento de recortes en la capacidad de un Gobierno para llegar a déficit y mantener niveles de gasto porque hay dos teorías económicas".

En este sentido, ha recordado que por un lado está la de los clásicos del XVIII que "hablan del déficit cero"y, por otro lado, la corriente keynesiana, "que dice que la intervención de los poderes públicos, del Estado en la economía y, por tanto, las inversiones públicas, sirven para relanzar la actividad económica".

Gómez ha explicado que el keynesianismo nace en el mundo después de la gran crisis del 29, que "es el padre de la macroeconomía y el que ha hecho posible las décadas de mayor crecimiento económico en el mundo desarrollado en el siglo XX". Así, ha añadido que es "igual de respetable que aquellos que dicen que tiene que desaparecer el Estado porque todo funciona mejor"sin él.

"Creo que el Estado es necesario y la intervención de los poderes píblicos es imprescindible para la inmensa mayoría de la sociedad", ha apuntado el líder de los socialistas madrileño, al tiempo que ha agregado que "llevar una teoría económica a la Constitución tiene sus 'handicaps', no está todo claro y hay un debate que es importante que se dé".

No obstante, ha destacado dos "reflexiones", una de ellas en relación a Alemania y a su máxima dirigente, Angela Merkel, pues, en su opinión, "debería pensar más en Europa y menos en las ideas conservadoras que está intentado establecer a través de esta crisis en toda la Unión Europea".

"Creo en Europa pero no en las doctrinas más conservadoras y neoliberales, y es más compatible una Europa más fuerte con políticas económicas más progresitas, más socialdemócratas y más keynesianas", ha añadido Gómez.

La otra reflexión va en la dirección de los mensajes que se está dando a los mercados. A su juicio, éstos no están contestando con mensajes a los ciudadanos y después de esta medida, "a lo mejor a los mercados en vez de tanto mensaje"habría que lanzar "menos pero cambiando el lenguaje".

En su opinión, lo importante "no es que el acuerdo final coincida con la opinión de uno, sino haber participado en la deliberación para llegar a ese acuerdo final con la máxima intensidad y máxima libertad".

"Esa es la seña de identidad del PSOE, lo importante en una organización política es que cada uno tenga libertad para poder debatir y defender sus posiciones y que seamos capaces de llegar a un gran acuerdo para a partir de ahí, (comenzar) la acción colectiva para alcanzar los objetivos", ha apostillado.