El norte vota «popular»

El objetivo de los «populares» en la zona norte de la Comunidad ha evolucionado con el paso de los años. En 2003 estos municipios se les resistían, pero cuatro años más tarde la balanza de victorias se equilibró. Sólo hay que echar un vistazo a los resultados de ambos años para ver el progreso del partido.

sanse
sanse

La igualdad que reinaba entre PSOE y PP obligaba a gobernar en coalición, algunas veces entre IU y socialistas y en pocas ocasiones se llevaba el gato al agua el PP. Pero tuvo que llegar el 2007 para que la postura más conservadora ganara escaños en todos los municipios y se alzara con la victoria en aquellos donde más difícil lo tenía. Las ciudades dormitorio de la periferia como Alcobendas y San Sebastián de los Reyes apoyaban tradicionalmente al PSOE; sin embargo, en la actualidad se ha perdido ese concepto y ha favorecido la diversidad y el reparto de votos.

De ello se han beneficiado los «populares», que consiguieron frenar la continuidad socialista en todos los municipios y con mayoría absoluta. Alcobendas era el objetivo más difícil por la reputación de su dirigente, José Caballero, y su consolidación en la localidad durante 5 legislaturas. Sin embargo, su decisión de abandonar el partido y no presentarse en el 2007, precipitó que los «populares» conquistaran el consistorio.

Tras la figura de Caballero es complicado que el PSOE se alce con la victoria con otro candidato que sea más carismático que él. Su polémica retirada debilitó considerablemente al partido, que se había hecho fuerte durante veinte largos años. En San Sebastián de los Reyes y Algete se presentaba un cuadro similar, pero nuevamente problemas internos del partido socialista dieron la victoria a los «populares» con 13 y 11 concejales respectivamente.

Remontada del PP
Los únicos municipios donde no han tenido problemas han sido Tres Cantos y Colmenar Viejo, este último con una larga trayectoria «popular». La dinámica de las pasadas elecciones se ha caracterizado por la diversidad gracias a la proliferación de zonas residenciales que ha atraído nuevos habitantes a los municipios. Estas nuevas características de la población municipal han conseguido la evolución de las localidades hacia ideologías más conservadoras.

Por ello, en los últimos comicios celebrados, el empate entre los dos partidos principales era la tónica general. Hace cuatro años el PP consiguió sumar escaños en detrimento de su rival, sobre todo en Algete, donde el PSOE perdió hasta 3 concejales. Se acababa así con la igualdad entre partidos, y ahora los «populares» esperan repetir el éxito de las pasadas municipales para consolidar sus logros en el norte.