El Gobierno gasta el doble de lo presupuestado en personal

Dedicó 41 millones más sólo a incentivos al rendimiento

2010 está siendo un año crítico para el balance de la gestión del Gobierno. En la imagen, una protesta de funcionarios
2010 está siendo un año crítico para el balance de la gestión del Gobierno. En la imagen, una protesta de funcionarios

MADRID-Las cifras del gasto siguen sin cuadrar a pesar de que la falta de rigor y de disciplina presupuestaria ha obligado al Gobierno a rectificarse a sí mismo y a poner en marcha el mayor recorte social de la democracia. La previsión en los Presupuestos Generales del Estado de 2010 para el capítulo I, Gastos de Personal, era de un crecimiento del 2,7 por ciento. Sin embargo, en la liquidación presupuestaria acumulada hasta mayo el aumento es del 5,6 por ciento, es decir, más del doble, según los datos del informe de la Intervención General del Estado que el Ministerio de Economía y Hacienda oficializó la pasada semana. Estos informes tienen que presentarse mensualmente, la tercera o cuarta semana posterior al mes cerrado, y referidos, lógicamente, al mes anterior, en este caso mayo.La desviación del presupuesto del capítulo de gastos de personal en un 2,9 por ciento por encima de lo previsto supone, en metálico, más de 274 millones de euros de desfase y sólo en gastos del Gobierno central, ya que el informe afecta únicamente al Ejecutivo de Rodríguez Zapatero. Y no sólo es un problema de que haya fallado la previsión presupuestaria, ya que lo que va de año ha sido pésimo en ese apartado de gasto de personal se mire como se mire: la cifra dedicada a esta partida ha crecido un 10,3 por ciento con respecto al mismo mes de 2009. Este año el gasto ha sido de 2.048 millones de euros, mientras que en el anterior se quedó en los 1.856 millones.Resulta especialmente significativo que el apartado que más ha crecido de los seis que conforman el capítulo «Gastos de Personal» ha sido el de Incentivos al Rendimiento, que sube un 15 por ciento, pasando de los 273.888.000 euros que se pagaron hasta 31 de mayo de 2009 a los 315.058.000 actuales. En suma, una subida de 41.170.000 euros pese a que 2010 esté siendo un año crítico para el balance de la gestión del Gobierno. España es el segundo país de la Unión Europea, después de Letonia, con una cifra de paro más alta.Los incentivos al rendimiento son un premio al buen trabajo. Para el PP, que esa partida crezca en un 15 por ciento dentro de una Administración con una responsabilidad directa en responder al problema del paro y «en arruinar al país» es «un insulto a la inteligencia y un insulto, además, para el sector privado, donde quienes están sobreviviendo a la crisis están teniendo que hacer recortes en todas partes, incluso en las nóminas», asegura Miguel Borrachina, portavoz de Función Pública del Grupo Popular al ser preguntado por este periódico.«Este Gobierno que duplica su previsión de gasto de personal es el mismo que luego le pide al sector privado que se ajuste el cinturón. Esa cifra confirma que siguen sobrando ministerios, secretarios de Estado, directores generales, asesores, coches oficiales… Y falta profesionalidad. Aquí no sobran funcionarios, no sobran policías, ni médicos, sino todos aquellos que ocupan puesto en la Administración sin haber aprobado una oposición en su vida», sostiene Borrachina.Cabe subrayar que este incremento en los gastos de personal deja también en evidencia las medidas que se adoptaron en los PGE de 2009 y de 2010 para reducir la tasa de reposición de empleados públicos en un 30 y un 10 por ciento, respectivamente. El Gobierno tiene competencia exclusiva en materia de funcionarios tanto en lo que afecta a su tasa de reposición como a sus salarios.Todos estos incumplimientos se producen en un escenario europeo condicionado por la exigencia, muy marcada por Alemania, de primar la estabilidad y la disciplina presupuestaria por encima del crecimiento. En 2006 el presidente del Gobierno modificó la Ley de Estabilidad Presupuestaria aprobada en 2001 para aumentar la capacidad de endeudamiento de las administraciones y, sobre todo, de los ayuntamientos.En 2009, el presidente de la FEMP, Pedro Castro, convirtió en eslogan la política socialista cuando les dijo a los ayuntamientos aquellos de «haced todo lo que debáis y debed todo lo que hagáis». El pasado viernes Mariano Rajoy se comprometió a buscar un consenso para constitucionalizar el déficit cero, en la línea alemana.