«Me alimento mejor cuando estoy de rodaje»

A vuela plumaProtagonizó su primera película con 19 años, y desde entonces puede presumir de haber trabajado con profesionales de la talla de Carmen Maura o Pedro Almodóvar. Ahora, encarna a Javier Alarcón, un personaje un tanto problemático, pero que ha conquistado a los espectadores de la exitosa serie de Antena 3, «Gran Hotel».

«Me alimento mejor cuando estoy de rodaje»

Esta semana ha comenzado la segunda temporada de la serie «Gran Hotel» en Antena 3 y su personaje, Javier Alarcón, está destinado a meterse en líos. ¿Qué comparte con él?
-Sobre todo, el gusto por lo lúdico y por pasármelo muy bien con lo que hago. A diferencia de Javier Alarcón, me llevó muy bien con mi familia y mi madre nunca me ha cruzado la cara tantas veces como lo hace Adriana Ozores en la serie.
-¿Qué supone, para un actor tan joven, trabajar con profesionales de la talla de Adriana Ozores, Concha Velasco y rodar, por ejemplo, con Pedro Almodóvar?
-Un lujo. Desde que empecé he tenido mucha suerte con los actores que he trabajado. Con Concha Velasco o Carmen Maura, por ejemplo, me ha costado un poco más, pero creo que es por la admiración que les tengo.
-Ruedan la serie en un entorno privilegiado como el Palacio de la Magdalena en Santander. ¿Aprovecha los exteriores para desconectar?
-Desde luego. Es un privilegio estar ahí y lo consideramos como nuestro recreo. Como trabajamos allí sólo cuatro veces al mes, cuando voy intento aprovechar. El resto de escenas como, por ejemplo, la de la taberna, las rodamos entre Villaviciosa de Odón y El Escorial.
- Con tanto ajetreo, ¿tiene tiempo para cuidar lo que come?
-Es difícil, pero me cuido más cuando trabajo que cuando no. Tenemos unos horarios muy rígidos. Te citan, por ejemplo, a las siete de la mañana y desayunas; después paramos para tomar un bocadillo a media mañana y sobre las 14:30 horas comemos. A las cuatro de la tarde te das cuenta de que ya has hecho tres comidas y te encuentras muy bien. Cuando entro en rodaje me vuelvo muy disciplinado y cuando descanso recurro a los platos de mi familia. Soy un coleccionista de «tuppers» .
-¿Ha seguido alguna vez una dieta de adelgazamiento?
-Al revés. Para una película en la que tenía que salir sin camiseta me fui, durante cinco meses, a un gimnasio con un preparador físico que me daba pautas de alimentación. Tenía que hacer seis comidas al día para alcanzar la complexión de un chico normal tirando a fibroso, cuando yo soy flaco. Engordé cuatro kilos en tres meses, y a las tres semanas de dejar de rodar lo perdí todo.
-Las ensaladas, casi siempre asociadas a hacer dieta, ¿forman parte de su menú?
-Sí, pero les añado pasta, arroz, pollo... Al estilo americano.
-¿Alguna vez ha comprado las que vienen listas para tomar?
-Prefiero la que compras entera y la preparas, pero hace falta tiempo y puede ser aburrido. Aunque las de bolsa me parecen más sintéticas, resuelven.