«Me gustaría tener algo de lobo»

«Me gustaría tener algo de lobo»
«Me gustaría tener algo de lobo»

-¿Cómo es la mirada de este animal?
-El que la haya sentido alguna vez sabrá que es algo especial. Son unos ojos tensos, color miel que brillan en la noche. Y en ellos el hombre ha visto muchas cosas: al predador, al amigo, al competidor. Pero, sin duda, es uno de los animales más extraordinarios de la historia, el gran tótem para mí. Ojalá la mirada del hombre tuviera su profundidad. Los lobos no mienten.
-¿Hay mucho «lobo» hoy en día?
-Ya les gustaría. Para mí es un elogio. Lo que ocurre es que le atribuyen características negativas que no tienen y los llaman lobos.
-¿Por eso no se pueden despojar del estigma?
-Cada vez menos, aunque siguen amenazados. Pero una nueva conciencia está haciendo que los entendamos de otra manera. Es cierto que no son como los lobos de Disney, sino que comen carne y hacen daño, pero es algo que debemos pagar entre todos, no sólo los ganaderos.
-¿Qué tiene de lobo?
-Me gustaría tener algo de lobo y aullar como él. Creo que los dos sabemos estar en el monte y nos gusta la noche, aunque respeto que ésta es suya, no mía. Ambos somos lunáticos. La luna llena de invierno es una de las escenas más hermosas.
-¿Qué será lo próximo?
-Poesía. También estoy trabajando en otro libro de cuentos de ficción que recorre la historia de España.