Luces y sombras por JUAN ROLDÁN

La RazónLa Razón

Hace 25 años eran los inicios de la transición democrática, cuando gobernaba el PSOE presidido por Felipe González. Aunque la negociación para la entrada de España en la CEE y en la OTAN se habían iniciado con la UCD de Adolfo Suárez , fue a partir de 1982 cuando Felipe González cerró ambas negociaciones y culminó el ingreso en 1986. La Europa de los 15, en la entonces Comunidad Económica Europea, se completó con España una vez que el Gobierno socialista resolviera mediante un referéndum, a favor, sus dudas sobre la integración en la OTAN. España, por población y potencial económico, se unió al grupo de las cinco grandes potencias que integraban Alemania, Gran Bretaña, Francia e Italia.
Sin embargo tuvo que atravesar por periodos de transición hasta la incorporación definitiva debido a sus desigualdades con algunas de las políticas comunes en materia de agricultura, desnivel regional y fondos estructurales.

Los tres gobiernos de Felipe González fueron integrándose en Europa con los apoyos que recibió sobre todo del Canciller democristiano alemán Helmut Kohl, un histórico de la Construcción europea en aquellos años al que González admiraba y que le correspondía.
También recibió ayudas de otros dos amigos socialdemócratas alemanes, Helmut Schmidt y Willy Brandt. Los gobiernos socialistas como los populares que le siguieron fueron firmes defensores de las aspiraciones alemanas por conseguir la unidad europea y la reunificación alemana.

A José María Aznar le tocaron más las consecuencias de este periodo de la historia europea en la se produjeron los grandes acontecimientos de los años noventa: caída del Muro de Berlín, fin del comunismo soviético, liberación de las naciones del Este, después de 49 años dominadas por la URSS, y el fin de la Guerra Fría.

Los dos gobiernos del Partido Popular(1996-2004) coincidieron también con los avances que se operaron en el terreno económico y monetario en la ya Unión Europea. José María Aznar fue un firme defensor del Tratado de Maastricht, que sentó las bases del Pacto de Estabilidad para controlar los déficits públicos, la inflación y la deuda de los países miembros.

Además Aznar, aunque había heredado del PSOE un bajo crecimiento económico y un alto paro, luchó por conseguir que España cumpliera en el año 2000 con los requisitos necesarios para integrarse en la moneda común, el euro. La Europa de los 15 inició en los años 2000 una ampliación con las antiguas naciones del Este que habían alcanzado la libertad con el final del comunismo y constituían un bloque en principio de diez países desde Polonia a la Republica Checa de Norte a Sur.

Era un acto obligado el ayudar a ese grupo que anteriormente había pertenecido al Occidente europeo. La Unión Europea es hoy una unión de 27 países.

El reto de integrar de golpe a esas naciones que en su mayoría no estaban al nivel económico, democrático y político del resto de los miembros de la UE, ha sido un gran esfuerzo para Bruselas, que tuvo que ampliar y reformar algunas de sus instituciones.

En el año 2004 España volvió a estar gobernada por el partido socialista, y a José Luis Rodríguez Zapatero le ha tocado colaborar con estas tareas de la ampliación.