Motociclismo

Sólo existe Stoner

Lorenzo afronta el cara a cara final por el título con el australiano veinte puntos por debajo. Dani, a lo suyo

Jorge Lorenzo, ayer, en el circuito de Brno
Jorge Lorenzo, ayer, en el circuito de Brno

Lorenzo tiene ocho carreras para recortar los veinte puntos de ventaja que acumula Stoner al frente del Mundial de MotoGP. Hay más pilotos en la parrilla, pero para el vigente campeón sólo existe uno, el australiano, al que marcará de cerca con una misión tan simple como complicada: estar siempre por delante del «canguro». En el «box» del mallorquín prefieren no pensar más allá de lo inmediato e ir poco a poco, y la mejor manera es no exigirse otra cosa que el enemigo esté siempre reflejado en el espejo retrovisor. Ganar es lo mejor, pero si no hay opción, los pasitos cortos también pueden servir para acercar el sueño del bicampeonato.
Lorenzo perdió puntos en la última cita antes de la vacaciones, incapaz de dar respuesta a la exhibición de Casey en Laguna Seca, pero sus sensaciones han mejorado con el paso de la temporada. Empezó frío, lastrado por el peso del número uno y la sensación de que la moto de 2011 no era tan cómoda como la anterior. La recuperación de algunas piezas y reglajes del pasado ejercicio devolvió al mallorquín la energía que le llevó al título, fantástico en el paso por curva y siempre de menos a más en las carreras. La competitividad de Jorge y el potencial indiscutible de las Honda equilibran las fuerzas y evitarán un desenlace prematuro de un Mundial que podría llegar a la última cita de Valencia todavía con emoción.
En medio del mano a mano, aparece Dani Pedrosa, que ayer deslumbró con unos tiempos imposibles para todos los demás. Su caída en Francia le deja sin opciones de título, pero está dispuesto a disfrutar al máximo y ganar todo lo que pueda. Quizá se convierta sin querer en juez del campeonato, pero él va a lo suyo.


Obligados a ir a Japón
Carmelo Ezpeleta, presidente de la empresa que organiza el Mundial, se reunió en Brno con los pilotos para tratar el asunto del viaje a Japón en la primera semana de octubre. El informe encargado a una empresa independiente ha dado luz verde al Gran Premio, por lo que Dorna quiso dejar claro a todos que deben obedecer a sus marcas y estar en Motegi. Stoner, uno de los más contrarios, ha empezado a suavizar su postura, así que Lorenzo queda como el más contrario. Los pilotos sienten que, aunque no quieran, finalmente van a ser prácticamente obligados a viajar sin rechistar.